Conecta con nosotros

Crónicas

Mallorca 1-1 Granada: Empate y todos contentos

El Granada vuelve a Primera dos años después y el Mallorca asegura su presencia en los play-offs

Foto Granada CF


LaLiga 1|2|3 -Jornada 41

Mallorca1
Granada1
Ficha técnica
Mallorca: Reina; Sastre, Valjent, Raíllo, Estupiñán; Pedraza (Baba, 61'), Salva Sevilla, Dani Rodríguez; Leo Suárez (Valcarce, 87'), Lago Junior, Budimir (Prats, 78').

Granada: Rui Silva; Víctor Días, Bernardo (Ojeda, 85'), Germán, Quini; San Emeterio, Montoro, Puertas, Fede Vico (Pozo, 71'), Vadillo; Rodri (Adrián Ramos, 68').

Goles: 1-0 Salva Sevilla (69'), 1-1 San Emeterio (89').

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo (comité castellano-manchego). Amonestó a Pedraza (36'), Quini (55'), Estupiñán (88').

Incidencias: Estadio de Son Moix.
La jornada unificada empezaba con un duelo por todo lo alto aunque con aspiraciones un poco diferentes. En los primeros minutos hubo un monologo del conjunto mallorquinista, que intentaba dirigir el ataque por las bandas mientras que el Granada situaba su línea defensiva muy atrás. En el minuto 10 hubo un posible penalti cometido sobre el croata Budimir que al final desestimó el colegiado. El control del partido seguía siendo de los de Vicente Moreno, pero no conseguían transformar ese dominio en ocasiones. Por su parte los nazaríes buscaban dormir el partido para salir de esa situación peligrosa y lo consiguieron, creando dos oportunidades con cierto peligro seguidas. Tras un tiempo muerto que se dieron ambos equipos la iniciativa volvió a ser del Mallorca que, con más decisiones arbitrales polémicas de por medio, no pudo adelantarse en el marcador. 

Ya en la segunda parte el guión seguía siendo el mismo con el Mallorca llevando la batuta del encuentro pero sin alarmar al guardameta visitante. Los bermellones seguían buscando las llegadas gracias a la incisión de Lago Junior y Joan Sastre y justamente fue en un centro lateral de "la bala de Porreres" cuando el Mallorca, mediante remate de Salva Sevilla, se puso por delante. Los granadinos no parecían tener ninguna intención en revertir esa situación e ir en busca del empate si no que más bien se encomendaban al Málaga de Víctor Sánchez del Amo para asegurar el ascenso directo. Sin embargo, una pifia de Estupiñán dejó que Antonio Puertas cabalgase a la contra para tener la ocasión más clara de los visitantes, aunque al final el conjunto nazarí no obtuvo recompensa. Esta ocasión pareció despertar a los de Diego Martínez de su letargo cuando en una falta botada de forma magistral por Vadillo en el minuto 88 permitía a San Emeterio empatar el partido y dar un paso de gigante para rozar la vuelta a la Liga Santander. Finalmente, los últimos minutos estuvieron marcados por un pacto de no agresión que beneficiaba a ambos y el marcador no se volvió a mover.

MÁS EN Crónicas