Conecta con nosotros

Fútbol

El Madrid abraza las dudas

Entre la ciclotimia y la aplicación, el Madrid compitió contra sus sensaciones y desnudó sus dudas. Ganaron los de Laso al Cajasol por 10 puntos después de haber dominado por 24 y tras haberse visto a seis. Entre la suficiencia y el sofoco desperdiciaron las bondades de una mañana de paseo y volvieron a visitar el diván. A cuatro días de recibir al Efes en busca de una victoria que les allane el camino hacia la final four de la Euroliga, el líder incontestable de la Liga Endesa evidenció su tormento emocional tras ver como dos semanas de espesura ponían en jaque seis meses de excelencia. Apareció Reyes (12 puntos y 5 rebotes) para enderezar el paso y apelar al optimismo.

Sobraron motivos con un inicio vibrante en el que volvieron los contraataques y los triples. Nueve de los doce primeros intentos de los blancos fueron desde el 6,75. Bastaron dos aciertos de Llull y otros dos de Rudy para descoser las endebles costuras del Cajasol. Junto a ellos afinó Carroll que acercó su punto de mira para ganar confianza y se reencontró de inicio con la puntería de sus mejores días. 13 puntos del escolta de Wyoming en el segundo cuarto, con solo dos errores en ocho tiros, dejaron el partido visto para sentencia en la frontera del descanso (46-28, m. 18). Ahí se detuvo el estadounidense al tiempo que lo hacía su equipo.

Se enfrentaba el mejor ataque contra el peor. El líder presume de rondar la frontera de los 90 puntos (89,58) y el conjunto de Aíto apenas supera los 70 (70,96) y esos casi 20 puntos de diferencia en la productividad anotadora se vieron reflejados en el tramo inicial. Salvo el recién llegado Darden (2 puntos al final), toda la batería madridista se animaba ante el aro rival mientras que en el Cajasol solo Satoransky aguantaba el tipo. Ante la debilidad del oponente (2 de 10 en tiros de campo en el primer cuarto) el Madrid decidió examinarse a sí mismo. Sin noticias de Triguero y con un Mensah Bonsu pasado de revoluciones crecieron las prestaciones de Begic y, sobre todo de Felipe (37-22 en rebotes), mientras Rudy marcaba territorio.

Aprobaron con nota los dos primeros parciales en los que, después de cuatro derrotas en cinco partidos, los de Laso encontraron un remanso en el que restañar sus heridas. El escenario volvió a parecerse, cual espejismo efímero, al de las mañanas recreativas que se vivían hasta hace no mucho en el Palacio. Sin embargo, la comodidad derivó de nuevo en desconexión. Tras aplicarse como un rodillo en ataque, con 24 puntos en los 20 minutos iniciales, en el tercero llegó la pájara. El 15-23 retrató la oxidación del Madrid, que mientras ensayaba modelos de defensa en zona con la mente puesta en la Euroliga vio como se le esfumaba la renta. Languideció la tensión competitiva y la intensidad defensiva de los hombres de Laso y del 61-37 del minuto 25 se pasaba al 66-59 a poco más de cinco minutos para el final.

Se desconectó Rudy, que pagó con una técnica sus diatribas, y apareció Blakney, que excelso en el perímetro con un 4 de 4 en triples reengancho a su equipo cuando parecía condenado al zarandeo. No se podían permitir los blancos otro patinazo y se remangaron al final para sacar adelante un trámite de entreguerras en vísperas de la decisiva batalla Europea.

 

Resultados de la jornada: Blancos R. Valladolid, 91; UCAM Murcia, 57. Herbalife Gran Canaria, 70; Blusens Monbus, 72. Lagun Aro, 89; CB Canarias, 77. Uxue Bilbao, 82; MadCroc Fuenlabrada, 90. FIATC Joventut, 59; CAI Zaragoza, 71. Unicaja, 93; Caja Laboral, 72.

Periodista deportivo

MÁS EN Fútbol