Conecta con nosotros

Crónicas

Villarreal 1-1 Levante: Negro y blanco

Pedraza rescata un punto gracias a un gol en el 92'

Foto: Villarreal CF



LaLiga Santander-Jornada 12

Villarreal1
Levante1
Ficha técnica
Villarreal: Asenjo, Llambrich, Álvaro, Funes Mori, Jaume Costa (Sandone, m.81), Trigueros (Pedraza, m.76), Cáseres, Chukwueze, Fornals, Gerard (Cazorla, m.65) y Ekambi.

Levante: Oier, Jason, Róber Pier, Postigo, Chema, Toño, Campaña (Doukure, m.85), Rochina (Prcic, m.72), Bardhi, Morales y Roger (Borja Mayoral, m.60).

Goles: 0-1, m.77: Funes Mori, en propia puerta. 1-1, m.93: Pedraza.

Árbitro: Del Cerro Grande (Colegio madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los locales a Jaume Costa, Cáseres y Álvaro, y a los levantinistas Rochina, Bardhi y Jason.

Incidencias: partido de la undécima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de La Cerámica ante 16.499 espectadores.
Los padres, madres, abuelos y abuelas de los niños que hoy, esperaban con el ansia enfervorizada de la niñez, el partido entre Villareal y Levante, recordaban aquellos tiempos en que ambos clubes luchaban por no descender en Segunda o Segunda B. El recuerdo del pasado, siempre presente en la cabeza de los fieles seguidores, se fue desvaneciendo al paso de los minutos al ver la nueva realidad, la de dos equipos de primera luchando de tú a tú, por objetivos (dependiendo del año) mayores.

Y fue de ''Negro y Blanco'' el partido, no al revés porqué del pasado solo quedan viejos recuerdos alegres y tristes que siempre es importante tener en la memoria. De negro porque como en el Yin Yang, toda parte negativa, tiene su punto blanco, en el del Villareal fue el juego, el espíritu, las ganas y en el del Levante, el talento, la dedicación y la confianza. Ambos mostraron aquello que tenían que mostrar, su arsenal de armas para ganar, los groguets, sumidos en el negro que supone verse tan cerca de un descenso que, a pesar de ya ser considerado grande, le sigue persiguiendo y en el Levante, con el miedo a que el método falle, a romper la dinámica positiva y volver abajo, al lugar que ahora ocupa el Villareal. 

El partido termino uno a uno, y fue así porque el punto negro del blanco amarillo fue la mala fortuna y tener en frente a unos Campaña y Morales en estado de gracia que hubieran conseguido el gol si no fuera porque Funes Mori les ayudo en un esfuerzo por cortar el balón. 

Pero fue el Levante el que se dio una dosis de madurez en la segunda mitad. Sumido a una avalancha de oportunidades de los locales, intentó hasta el último minuto ser fiel a su estilo y buscar el segundo gol, y pecó, de aquello que en la memoria de los abuelos, madres, abuelas y padres no había pecado nunca el club. El equipo, débil en defensa durante todo el año, naufragó al final, por un gol de Pedraza en el 92 cuando lo importante es conservar el botín, por avaricia. Jémez diría que hay seguir siempre el estilo, y quizá sea cierto, pero ambos clubes deberían aprender a adaptarse a las circunstancias. Esté fue un partido de aprendizaje mayor.

MÁS EN Crónicas