Conecta con nosotros

Fútbol

Víctor Valdés, un rebelde culé

Vícto Valdés sabe de primera mano que la portería del Barça es complicada.

Con diez años llegó a La Masia. También lloró, en soledad, como Iniesta. Quiso dejarlo, pero, al final, debutó el 1 de septiembre del 2002, en el primer equipo, con tan solo 20 años y de la mano de Louis Van Gaal. Ello no le importó para desafiar, dos meses después, al propio Van Gaal, cuando el técnico holandés decidió que regresara al filial para jugar  ante el Reus. Valdés no obedeció, y se quedó en casa. Multa, pero se salió con la suya.

En la retina de muchos aficionados al Barça queda aún el cariñoso abrazo con Frank Rijkaard, tras vencer en la final de la Champions League de París al Arsenal. Los focos fueron para otros.

Con 31 años, recién cumplidos el 14 de enero, dice que se irá en junio de 2014. Desea conocer otros países, otras culturas y otro tipo de futbol.

Tito lo intenta asumir: “Mi trabajo es que mientras esté con el equipo, ayudar a Víctor para que nos ayude a ganar títulos. Es nuestro portero hasta que esté con nosotros y no tengo ninguna duda de su profesionalidad y de que nos ayudará como ha hecho hasta ahora”.

MÁS EN Fútbol