Conecta con nosotros

Baloncesto

Un gran Barça avasalla al Baskonia (77-67)

El equipo blaugrana supera con nota la resaca copera y no da opciones a un triste Baskonia que pasa su peor momento desde la llegada de 'Peras'

Foto: Baskonia
Primer partido del Barça tras su triunfo en la copa, que celebró ante su público y que fue reconocido por Baskonia cuando le hizo el pasillo al campeón. En el aire la comprobar cómo había sentado la copa a dos equipos que protagonizaron un torneo en sentido diametralmente opuesto.

Comienza el primer cuarto con Diop en el quinteto inicial, claro mensaje de Peras a Pesic: “¿te gusta jugar físico?, pues jugaremos físico”. Así que el partido comienza con mejores defensas que ataques.  Jugados dos minutos y medio, el marcador señalaba un pírrico 2-2. Pero en esas batallas Diop se iba dejando plumas en forma de faltas, que dieron la primera ventaja seria al Barça: 10-2 y tiempo muerto de Peras, que aprovecharon mucho mejor los catalanes, porque al poco de salir, Diop, muy desatinado hoy también, cometió su tercera falta, mientras que sus compañeros se veían impotentes para conseguir puntos en la canasta contraria. La defensa permitía a los vascos mantenerse en partido con tan solo 7 puntos. Pero esa resistencia se quebró al final del primer cuarto, cuando el Barça se adueñó de los rebotes en ataque y las segundas opciones le permitieron terminar con un contundente 22-9 los diez primeros minutos.

El segundo cuarto Baskonia lo comenzó como acabó el primero, blando en defensa y totalmente desacertado en ataque. Serafín campando a sus anchas en la zona y un 37-17 que lo decía todo. Con 20 abajo marchó Baskonia al descanso, dando la sensación de que los que habían estado de jararana celebrando la consecución de la copa eran ellos y no el Barça.

La consigna en el vestuario vasco tuvo que ser clara: ganemos al menos los cuartos que nos quedan. Mientras que en el Barça la ventaja sumada al esfuerzo copero, propició que se diese a la relajación. Ello conllevó los mejores momentos de Baskonia, que sube el tono defensivo y comienza a atacar con acierto, desparpajo, incluso con alegría, jugando su mejor baloncesto, que sería culminado por un matazo de Poirier, seguido poco después de un allei oop entre Huertas y Voigtmann, que les pusieron a diez, con dos minutos y medio aún por jugar. Se podía creer en la remontada, pero ahí, el azar jugó a favor del Barça, pues un parón arbitral para revisar el tiempo enfrió a Baskonia y permitió retomar la concentración al Barça, que le llevó a terminar el cuarto con 17 puntos de ventaja. Baskonia había conseguido, al menos, ganar el cuarto, tuvo incluso la opción de entrar en partido, pero le faltó consistencia y energía para conseguirlo

De ahí, que el último cuarto poco menos que sobrara. Barça se dedicó a contemporizar y Baskonia a intentar acabar de la manera más digna posible. En principio, Heurtel, gran partido hoy el suyo también, tomó la iniciativa y colocó de nuevo los 20 de ventaja, pero Baskonia, empujado ahora por Jones, consiguió mantener el tipo e ir maquillando poco a poco el resultado. El pésimo porcentaje de acierto en los tiros libres del equipo vitoriano, no obstante, delataba el mal partido que estaban protagonizando. Ni Vildoza, que quizás jugó más de lo debido, ni Voigtmann, que parece sumido en una nueva crisis de confianza, tuvieron su noche. Marcelinho era el único al que parecía escocerle la derrota y tiraba de casta para mantener al equipo. La descalificación por faltas y una técnica de propina fue el peaje que tuvo que pagar.

Al final, Baskonia salvó el honor, dejando el marcador diez puntos abajo, 77-67, resultado que, tal y como transcurrió la primera parte, tristemente hubiera firmado cualquier baskonista en el descanso. El Barça, tal y como está, a pelear por ser cabeza de serie en los PO de cuartos.

MÁS EN Baloncesto