Conecta con nosotros

Fórmula 1

Robert Kubica, ocho años de pelea para cumplir el sueño

El polaco regresará a la Fórmula 1 en 2019 como piloto titular de Williams después de un tiempo infernal de lucha contra las lesiones de su terrible accidente de Rallies en 2011

motorage.it


El premio a la constancia, a la entrega, a rebelarse contra la adversidad tienen su premio. Robert Kubica volverá a disputar un Mundial de Fórmula 1. La mejor noticia que nos ha traído el mes de diciembre. Muchos habían perdido la fe en el piloto polaco, más aún cuando los años pasaban y apenas teníamos noticias suyas. El 6 de febrero de 2011, mientras disputaba una prueba del Rally "Ronde di Andora", Kubica perdió el control de su coche y se estrelló contra el muro de una iglesia. Durante mucho tiempo se llegó a temer por su vida tras perder mucha sangre en el impacto y después por su mano derecha la cual estuvo muy cerca de ser amputada.

Tanto el piloto como su mano sobrevivieron, pero se llegó a dudar de la funcionalidad de esta última. No obstante, después de un par de operaciones, el polaco salió del hospital y a partir de ahí comenzó su pelea por regresar. Kubica inmediatamente comenzó el proceso de rehabilitación y el tratamiento especial en su mano derecha. Desde luego que no tuvo ninguna opción de correr en 2011. Lotus Renault anunció a Nick Heidfeld como su sustituto. Unos meses más tarde, a finales de aquel año, volvió a subirse a un coche de competición; regresó a los mandos de un Rally.

Los años iban pasando, pero el piloto nunca perdía la esperanza y el convencimiento de que volvería a la parrilla de 'El Gran Circo'. Sin embargo, esa mano derecha le lastraba muchísimo. Él mismo reconocía que todavía no se sentía preparado. En los coches de Rally podía desenvolverse y contrarrestar las limitaciones, pero correr en F1 en esas condiciones era muy arriesgado.

La luz al final del túnel llegó en 2017. Renault le ofreció al polaco disputar los test post-carrera del Gran Premio de Hungría y no lo hizo nada mal. Kubica dio más de 100 vueltas y reconoció sentirse cómodo. No obstante, la escudería francesa le construyó una adaptación especial en su monoplaza con la finalidad de superar esas limitaciones en la mano derecha. Los principales movimientos los haría con el codo con tal de que la muñeca no sufriera.

Las opciones de regresar como piloto titular en 2018 aumentaron considerablemente. El optimismo quedó latente desde ese momento mas aún cuando Williams le otorgó una segunda oportunidad en los test de Abu Dhabi. Según las sensaciones y los resultados obtenidos,Claire Williams, Pat Symonds y compañía tomarían la decisión de colocar a Robert como sustituto de Massa y compañero de Stroll en las filas británicas.

A pesar de que el polaco cumplió con las expectativas, finalmente no pudo ser. El dinero puede con todo. La cantidad de ingresos y de patrocinadores que aportaba Sergei Sirotkin, hicieron que el sueño tuviese que esperar. Stroll y Sirotkin se convirtieron en los pilotos titulares para 2018. Kubica, no obstante, fue elegido como piloto reserva del equipo y tendría la oportunidad de disputar algunas jornadas de test y sesiones de entrenamientos libres los viernes.

Es probable que la fe se resquebrajara un poco después de esta decisión. De todas formas, Robert pudo subirse al Williams a lo largo de la temporada y teniendo en cuenta la pobre actuación de los dos pilotos titulares, el abanico volvió a abrirse. Si bien es cierto, en la puja estaban pilotos como Occon, Vandoorne o Russell. Stroll se marchó a Force India y Sirotkin fue despedido. Russell sustituiría al canadiense y el puesto del piloto ruso permaneció en el aire durante algunas semanas.

Esta vez hubo suerte. Robert Kubica fue elegido como sustituto de Sirotkin y será piloto titular de Williams en 2019. Ocho años de sufrimiento, de calvario, de superación, de entrega y de batalla tocan a su fin. La perseverancia, uno de los valores más importantes en la vida, ha sido la clave para que el polaco regrese a su hogar, la Fórmula 1. Aquel fatídico accidente le privó de lograr grandes cosas en este deporte. Kubica tenía un preacuerdo con Ferrari para sustituir a Massa en 2012 y ser compañero de Alonso, pero no pudo ser.

Su victoria en Canadá en 2008 y sus hazañas con BMW Sauber es lo que más se recuerda de Kubica. Un joven talento llamado a hacer cosas grandes en la Fórmula 1. Su sueño de ser Campeón del Mundo se ha frustrado, pero ha conseguido hacer algo quizás más grande que ganar el Mundial. Superarse a sí mismo para derrotar a las adversidades y regresar. Seguramente nunca pueda conquistar un título, pero la recompensa que ha obtenido tras estos ocho años de pelea es probable que lo saboree como su propio campeonato.

MÁS EN Fórmula 1