Conecta con nosotros

Crónicas

Real Zaragoza 2-1 Extremadura: Víctor Fernández trae fútbol y paz a La Romareda

Sobresaliente reacción del Real Zaragoza, que renovó por completo su fútbol para ganar en casa cuatro meses después

Papu hizo el gol de la victoria con un zurdazo desde dentro del área. Foto: Real Zaragoza


LaLiga 1|2|3 - Jornada 19

Zaragoza0
Extremadura1
Ficha técnica
Real Zaragoza: Ratón; Zapater (Delmás, m. 57), Guitián, Álex Muñoz, Lasure; Javi Ros, James; Guti (Papu, m. 65), Pombo, Álvaro Vázquez (Aguirre, m.81); y Marc Gual 

Extremadura: Álvaro Fernández; Aitor, Pomares, Pardo, Zarfino; Álex Barrera (Samuel M., m. 89), Borja Granero, Kike Márquez, Chuli (Renella, m. 73); Enric Gallego y Willy (Djalo, m. 60) 

Goles: 0-1, m.37. Willy. 1-1, m.58: Jorge Pombo. 2-1, m.75: Giorgi Papunashvili 

Árbitro: Ocón Arráiz, del comité riojano. Amonestó a Álex Muñoz y Papu del Real Zaragoza; y a Kike Márquez del Extremadura 

Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada de LaLiga 1|2|3 disputado en La Romareda ante 23.200 personas
Un mensaje claro salió de la boca de Víctor Fernández en su presentación. El Real Zaragoza que iba a jugar ante el Extremadura no iba a parecerse en nada al de Lucas Alcaraz. Y es que el equipo necesitaba una revolución para salir del pozo de la Segunda División, y el tercer técnico de la temporada ha sido el revulsivo que tanta falta hacía. 

Porque el Real Zaragoza no solo ha sumado tres puntos de oro en una final ante el equipo extremeño, sino que ha cambiado por completo su imagen y su carácter. El cuadro blanquillo, con solo tres entrenamientos, ganó en riqueza táctica, en ambición, en fortaleza y en decisión, es decir, fue un equipo. Solo así habría disparado en 29 ocasiones, y solo así se habría marchado ovacionado al descanso con 0-1, obra de Willy. Y solo así habría estallado una Romareda entregada con el 2-1 final, gracias a los goles de Pombo y de Papu, cuando hace solo unos días declaró la guerra a todo el club por la pésima situación del equipo. 

El primer cambio estuvo en el 11 inicial, para el que recuperó el tridente Gual-Pombo-Álvaro, dándole al canterano los galones para ser el conductor de todo el juego ofensivo del equipo, e hizo regresar al mejor James Igbekeme. Atrás, acomodó a Zapater al puesto de lateral derecho por la baja de Benito puso a la mejor pareja de centrales que tiene: Guitián y Álex Muñoz. Por su parte, Rodri recuperó al pichichi Enric Gallego y pobló el centro del campo con Álex Barrera. 

Marc Gual se convirtió en la gran amenaza para el Extremadura durante la primera mitad, con hasta seis ocasiones en sus botas, aunque todas ellas acabarían perdiéndose en un mar de regates y de indecisiones en el área. El barcelonés, que jugó solo en punta con Álvaro Vázquez de extremo izquierda, gozó de su primera ocasión, pero, tras dos recortes, su disparo se estrelló en el palo. Pombo, Guti y Álvaro Vázquez tendrían también varios intentos para adelantar al Zaragoza, pero todas se perdían sin causar peligro a la meta de Álvaro Fernández. 

Respondía el Extremadura con un disparo lejano y un córner envenenado de Kike Márquez que golpearía en el larguero. Después, Marc Gual volvió a gozar de dos buenas oportunidades, la primera con un zurdazo a córner y la segunda con una jugada individual de nuevo infructuosa. Y cuando perdonas, la acabas pagando. En un error de Zapater, Chuli recupera en el área rival y pone el pase de la muerte para que Willy ponga el 0-1 en la Romareda. El capitán zaragocista intentaría remendar su error ya en el descuento, pero Pardo evitó sobre la línea que pusiera el empate. 

Al contrario que en los dos meses anteriores con Alcaraz, los 23.000 zaragocistas que se congregaron en la Romareda despidieron a su equipo con ovación pese al resultado en contra. Nada cambió en el inicio de la segunda mitad. El Real Zaragoza, al ritmo de Pombo, seguiría creando ocasiones. Guitián, Gual, James y Javi Ros, estos dos últimos omnipresentes en el juego, pudieron empatar el partido. 

Pero ese momento estaba reservado para el “8” zaragocista, que envió a la red un balón muerto en el área mientras la grada reclamaba penalti por manos. Este gol terminó de dar alas al Zaragoza, que, espoleado por su gente, siguió buscando la meta visitante. Víctor buscó más mordiente arriba con la entrada de Papu, recuperado tres meses después de su lesión por un balonazo, y Rodri refrescó a su equipo con Renella y Djalo. 

El partido era del Zaragoza por carácter y juego. Fue Papu el héroe de la remontada, al enchufar un zurdado directo a la red de la portería del Extremadura. El georgiano hacía justicia a los merecimientos de ambos equipos y a la ambición de Víctor Fernández, que le dio al equipo las armas necesarias para la batalla. Incluso, el equipo blanquillo supo gestionar los últimos diez minutos, donde el Extremadura apostó por colgar balones a los centímetros de Renella y Enric Gallego, pero ninguno encontró el remate que hiciera dudar a la defensa y a la portería zaragocista. 

Tres puntos que permiten al Real Zaragoza afrontar las Navidades fuera de la zona de descenso y con la pregunta en el aire de qué hubiera pasado si Víctor hubiese llegado al banquillo dos meses antes, tras el despido de Idiakez. El Extremadura, por su parte, pierde el oxígeno que le había dado el cambio en el banquillo y sumó su cuarta jornada consecutiva sin ganar.

MÁS EN Crónicas