Conecta con nosotros

Crónicas

Real Zaragoza 1-2 Numancia: El Numancia da la campanada en La Romareda y jugará la final por el ascenso

Un gol del exzaragocista Pape Diamanka deja al Numancia a 180 minutos de Primera División

Un gol del exzaragocista Pape Diamanka deja al Numancia a 180 minutos de Primera División. Foto: @cdnumancia

LaLiga 1|2|3 - Playoff ascenso a 1ª

Real Zaragoza1
Numancia2
Ficha técnica
Real Zaragoza: C. Álvarez; Benito, Mikel G., Grippo, Lasure; Eguaras, Zapater, Febas (Buff, min. 82), Papu; Toquero (Pombo, min. 62) y Borja Iglesias

Numancia: Aitor; Markel, Elguezabal, Gutiérrez, Saúl; Escassi, Íñigo Pérez, Diamanka; Medina (Nacho, min. 8), Marc Mateu (Milla, min. 81) e Higinio (Guillermo, min. 60)

Goles: 0-1; Íñigo Pérez (min. 64), 1-1; Mikel (min. 80), 1-2; Diamanka (min. 90).

Árbitro: Cordero Vega (comité cántabro). Amonestó a Mikel (min. 72), a Alberto Zapater (min. 81) y a Grippo (min. 92) por parte del Real Zaragoza; y a Escassi (min. 37), a Elgezabal (min. 40) y a Aitor (min. 80) por parte del Numancia. 

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de las semifinales del playoff de ascenso a Primera disputado en La Romareda ante 30.000 espectadores.
El Numancia es el primer finalista del playoff de ascenso a Primera División. Los hombres de Jagoba Arrasate han dado la campanada al derrotar al Real Zaragoza en La Romareda con un gol de Pape Diamanka en el descuento. El tanto del exzaragocista asestó el golpe definitivo a un equipo que perdonó hasta cinco ocasiones claras y que no pudo aprovechar el fervor de la grada del municipal, con 30.000 almas dejándose el corazón por su equipo. 

Ambos técnicos decidían refrescar sus equipos tres días después del partido de ida. Natxo González daba entrada a Benito, Mikel, Febas y Toquero, mientras que Arrasate reforzaba el centro del campo pasando a Escassi al pivote y con Elguezabal de central, además de apostar por Higinio en la punta del ataque. 

El partido arrancaba con muchos nervios e imprecisiones, propias de lo que había en juego. A los 7 minutos, Medina tuvo que abandonar el campo por una lesión muscular. El partido apenas tenía ritmo y los acercamientos no pasaban de meras aproximaciones al área rival. Los visitantes cortaban rápido cualquier intento de combinación del Zaragoza en el centro del campo, sin chispa para mover rápido el balón, mientras que al Numancia le faltaba profundidad. 

A la media hora, Nacho dio el primer susto a la parroquia blanquilla con un disparo desde la frontal que golpeó en el palo. Ahí, la grada comenzó a darse cuenta del sufrimiento de su equipo e intentó llevarlo a la portería contraria. Grippo de falta y Zapater en un remate de cabeza tuvieron las primeras llegadas. Higinio respondió con un cabezazo que rozó el palo derecho de Cristian. 

La segunda parte cambió el guion por completo. El Zaragoza encontró las cosquillas en la zaga numantina, a la espalda de Gutiérrez, y lo explotó al completo. Hasta cinco ocasiones claras de gol tuvieron los zaragocistas. Primero fue Zapater, quien se quedó mano a mano ante Aitor tras un pase filtrado de Borja, pero muy escorado no encontró portería. El gallego estaba haciendo mucho daño y le volvió a servir en bandeja el gol a Papu, pero Aitor sacó un pie milagroso al georgiano, a lo Casillas ante Robben, para evitar el primero de la tarde. 

Esta vez sería el propio Borja Iglesias quien probaría a Aitor tras un fallo grave de Gutiérrez en el despeje, pero disparó mal y el portero salvó el 1-0. En el rechace, el delantero le regaló el gol a Papu quien, en área pequeña, con toda la portería para elegir, envió el balón a la izquierda de la portería. Y aun llegaría otra para Borja al llegar a un pase al hueco antes que Aitor, pero, casi en línea de fondo, no encontró la portería del Numancia. 

Pero quien perdona, lo acaba pagando. Dos minutos después, Íñigo Pérez encontró un balón en la frontal del área y se sacó un misil para romper la portería de Cristian. El primer mazazo cayó como una losa cuando mejor estaba el Zaragoza, pero la grada estaba empeñada en devolver a su equipo a Primera. Borja tuvo el empate de cabeza en un centro de Lasure, pero se marchó muy desviado. 

El Zaragoza buscó la portería contraria, pero el Numancia levantó un muro muy difícil de superar. Grippo pidió penalti por unas manos, claras, dentro del área, pero Cordero Vega no señaló nada. En la siguiente jugada, Mikel González empuja sobra la línea un remate de volea picado de Borja Iglesias para poner el empate en el marcador

Faltaban diez minutos por delante y la sombra de la prórroga cada vez era más alargada. Pero, en el minuto 90, llegó el éxtasis para el Numancia y las lágrimas para el Zaragoza. Fue un exzaragocista como Diamanka, uno de los 14 que estuvieron aquella noche en Palamós hace ya dos años, el que dilapidó todos los sueños blanquillos. El senegalés remató de cabeza un centro desde la banda derecha a donde no podía llegar Cristian

El golpe fue definitivo. No habría tiempo para más. El Numancia asaltó La Romareda para clasificarse para la final por el ascenso a Primera División. Lejos de lamentarse, la grada del municipal se levantó para agradecer al equipo su compromiso y entrega, para agradecer que hayan podido volver a soñar con regresar a Primera División, para agradecer que se han vuelto a encontrar con su escudo, y para agradecer que haya despertado a ese león que dormitaba esperando una señal para volver a rugir.


MÁS EN Crónicas