Conecta con nosotros

Celta

Real Sociedad 2-0 Celta: La Real se apunta a otra ronda

Los de Garitano se clasifican para octavos gracias a dos golazos de Oyarzabal y Januzaj

Foto: Real Sociedad

Copa del Rey-1/16 (Vuelta)

R.Sociedad2
Celta0
Ficha técnica
Real Sociedad: Moyá; Zaldua, Le Normand, H. Moreno (Elustuondo, 75’), Theo; Illarramendi, Zurutuza (Zubeldia, 52’); Januzaj (Merino, 83’), Oyarzabal, Juanmi; Willian José.

Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Roncaglia, Cabral , Jr. Alonso; Kevin, Beltrán, Okay (Jozabed, 56’), Mazan; Emre Mor (M. Gómez, 58’), Pione Sisto y Hjulsager (Iago Aspas, 70’).


Goles: 1-0 Oyarzabal (10'), 2-0 Januzaj (27’).

Árbitro: Sánchez Martínez.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera ronda,  disputado en el Estadio de Anoeta ante 21.336 espectadores.
La Real Sociedad estará en octavos de final de la Copa del Rey tras vencer de nuevo al Celta -se habían enfrentado hace diez días en liga- en un partido en el que el equipo Txuri-urdin fue superior al cuadro celtiña.

Los cambios llegaron a Vigo hace apenas tres semanas. Un nuevo técnico, nuevas ideas y muchos cambios en los onces. Miguel Cardoso sorprendía dejando en el banquillo a Hugo Mallo, Brais Méndez, Maxi Gómez y Aspas, pasando a ser Pione Sisto y Emre Mor los hombres de ataque.

La Real empezaba arrinconada, incómoda ante un Celta muy fiel a los principios impuestos por su nuevo entrenador. En el minuto tres, Okay probó fortuna con un disparo desde el borde del área, que se marchaba por encima del larguero. A los donostiarras les duraba poco el balón, sin embargo Januzaj iniciaba una buena contra para dejar atrás la inercia del partido, una pared entre el belga y Zurutuza que dejó solo al internacional. Sin embargo, su asistencia no fue buena.

Los Txuri-urdin habían despertado e inmediatamente llegaría el primer saque de esquina que dejó ante los aficionados una verdadera obra de arte. Sergio sacó bien el córner con los puños pero el balón cayó en los pies de Oyarzabal en la frontal, perfecto para controlar con el pecho. Sin que cayera al suelo el eibarrés se sacó un voleón que se coló por la escuadra celeste. 

El gol donostiarra dejaba frío al Celta. Ahora el balón pertenecía a los locales que daban un paso importante hacia los octavos de final de la Copa.

Jugando a su antojo ahora los de Garitano, con Illarramendi siendo la manija del centro del campo, pudo llegar el 2-0 en el 19 por medio de Januzaj, pero su tiro cruzado lo detuvo en este caso el guardameta celeste. No tardaría mucho en llegar el segundo tanto. En el minuto 27 la Real robó la pelota, que le llegaba de nuevo a Januzaj dentro del área. Se acomodó, recortó hacia dentro y disparó como a él le gusta, cruzado, con su pierna izquierda y colocándola en el palo largo en toda la escuadra.

Intentaba dar un paso adelante el Celta subiendo la presión para recuperar y volver a tener una posesión que le diera la confianza con la que había salido al terreno de juego. Pero la Real se plantaba en el área de Sergio cuando le daba la gana y los golazos habían acabado prácticamente con las esperanzas celestes.

La segunda parte empezaba como la primera, con un Celta queriendo llegar y queriendo mandar. Pero algo le faltaba al equipo gallego. Jugando sin 9 ganas movilidad pero pierdes referencia en la delantera. El Celta era el dueño del balón, pero en zonas donde no hace daño ni crea peligro.

Pese a la entrada de Maxi Gómez, el cuadro olívico no terminaba de animarse en ataque y sus aproximaciones eran muy estériles. Moyá, afortunadamente, se estaba aburriendo bastante. En 20 minutos de segundo tiempo no había pasado nada. El partido era muy plácido para la Real.

Finalmente, en el minuto 70, Cardoso apostaba por intentarlo al menos. Iago Aspas entraba al terreno de juego, del que ha hecho prácticamente el patio de su casa. Casualidad o no, fue salir el de Moaña y lograr el Celta dos saques de esquina consecutivos. Pero la Real lo tenía tan controlado que apenas pasó apuros y no necesitó ni forzar para ampliar su ventaja.

El Celta necesita definir más sus ideas y centrarse en subir posiciones en La Liga. La Copa no es su competición este año. Si parece que es la de Garitano, que demostró con hechos que la quiere. Su declaración de intenciones tuvo el premio merecido.

MÁS EN Celta