Conecta con nosotros

Crónicas

Rayo Majadahonda 1-3 Tenerife: Oltra desespera a un Rayo muy confiado

El gol tempranero de Iza fue un espejismo y los tinerfeños dan un paso de gigante por la salvación

Foto: La Liga


LaLiga 1|2|3-Jornada 34

Majadahonda1
Tenerife3
Ficha técnica
Rayo Majadahonda: Basilio, Isaac, Benito, Luso, Morillas, Andújar, Óscar Valentín, Enzo, Fede Varela, Héctor Hernández, Ruibal.

CD Tenerife: Dani, Luis Pérez, Isma López, Jorge Sáenz, dos Santos, Milla, Undabarrena, Lasso, Malbasic, Suso, Nano. También jugaron Naranjo, Ruiz y Camille.

Goles: 1-0, Isaac (1′); 1-1, Nano (13′); 1-2, Jorge Sáenz (51′); 1-3, Malbasic (87′).

Árbitro: Soto Grado.

Incidencias: Cerro del Espino
Tremenda tarde de sábado nos esperaba en en Madrid, pues el Rayo Majadahonda cerraría la jornada del sábado en el Cerro del Espino recibiendo al Club Deportivo Tenerife. Ambos serían protagonistas de todo un duelo por la permanencia, en el cual los locales llegaban en el mejor momento del año, mientras que los isleños pasaban por una etapa gris de la temporada. Además, a esto debíamos sumarle las bajas de nombres relevantes para los visitantes como Aitor Sanz o Montañes, ambos por lesión, en cambio en el conjunto madrileño no contaría con Verdés, Rafa López o Verza, todos por lesión.

Y es que el partido empezaba como un tiro, pues los de Iriondo salían extramotivados por el ambiente generado y poco tiempo les hizo falta para anotar el primero. Ya que en tan solo 2 minutos tras una gran combinación los locales se impusieron e Iza anotó el primero del partido. El Rayo era un equipo totalmente cambiado y en pleno estado de gracia, seguros atrás y muy enchufados arriba. Aunque con el tiempo los tinerfeños ganaban en sensaciones de la mano de la presión alta planteada por Oltra y del dominio terrenal de Luís Milla y Lasso. 

La reacción de los visitantes se culminó finalmente en una jugada de estrategia, un corner raso que Nano remataría para hacer la igualada en el electrónico. Tras esto ninguno de los dos entrenadores quiso arriesgar y se bajo la presión alta y los intentos de contra. No obstante el dominio era del Club Deportivo Tenerife que había anulado a la sala de operaciones rival, Fede Varela y Enzo Zidane. Iriondo estaba arrinconado sin sus mejores activos, sin embargo cada vez que la tocaban había desequilibrio, todo lo contrario que su contrincante que combinaba cómodamente y también llegaba a área, teniendo incluso dos balones a la madera en una misma jugada.

El palo le hizo despertar a los madrileños y subieron sus líneas progresivamente, recuperando el control de un partido loco. Hasta tres ocasiones de real peligro encadenaron en poco más de cuatro minutos, el peligro lo tenía todo el rato el equipo que presionaba. Nadie supo defenderse con balón en estos primeros 45 minutos, y quizás eso hizo un partido más inestable de lo normal.

La segunda parte empezó más calmada y sin apenas llegadas a las dos áreas, el partido estaba para los más puristas, hasta que el conjunto visitante firmaba la remontada. Un cañonazo de Jorge Sáenz a la derecha de Basilio desde la frontal rompía la igualada y convertía el partido en un dominio por su parte. El Rayo estaba muerto, ni llegaba por las bandas, ni en punta, había perdido su centro del campo y se aferraba al acierto defensivo y el juego horizontal. 

La lectura de partido por parte de Iriondo cambio, y dejo de buscar el dominio de la posesión, confiando su suerte a la pegada y el balón largo, así consiguió el Rayo sus mejores ocasiones en el segundo tiempo. No obstante Oltra tenía en todo momento a los locales donde quería, buscando siempre neutralizar el partido y dormir poco a poco la atmósfera con la que empezó el Rayo. Pues en lo que restaba de encuentro apenas tuvieron jugadas de gol, siempre faltaba ese último pase. Esto fue mermando al equipo, y el desespero dio sus frutos, un error de Basilio en la salida de balón ayudaría a agrandar la ventaja y poner el 1-3 a puerta vacía. Malbasic mataría el encuentro, dejando un resultado demasiado cruel para un equipo que nunca perdió la fe.

MÁS EN Crónicas