Conecta con nosotros

Crónicas

Numancia 1-0 Real Zaragoza: Viguera deja muy tocado a Idiakez

Un dudoso penalti continúa el hundimiento del Real Zaragoza y deja casi sentenciado a Imanol Idiakez

La lesión de Álvaro Vázquez permitió al canterano Soro seguir con minutos. Foto: @RealZaragoza


LaLiga 1|2|3 - Jornada 9

Numancia1
Zaragoza0
Ficha técnica
Numancia: Juan Carlos; Medina (Nacho, m.15), Atienza, Dani Calvo, Valcarce; Escassi, Diamanka, Villalba; Yeboah (Marc Mateu, m.62), Alain (Viguera, m.72) e Higinio 

Real Zaragoza: C. Álvarez; Benito, Verdasca, Grippo, Lasure; Eguaras (Aguirre, m.45), Javi Ros, Zapater (Medina, m.85), James; Pombo y Álvaro Vázquez (Soro, m.60) 

Goles: 1-0, m.84: Viguera, de penalti. 

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo (Comité castellano-manchego). Amonestó del Real Zaragoza a Alberto Zapater y Simone Grippo. Del Numancia a Escassi y Diamanka. 

Incidencias: Partido correspondiente a la 9ª jornada disputado en Los Pajaritos ante unos 5.000 espectadores.
Un gol de Borja Viguera en un dudoso penalti deja a muy tocado al Real Zaragoza y prácticamente sin vida a Imanol Idiakez. El técnico blanquillo presentó un planteamiento nefasto y dejó a su equipo a merced del Numancia, que en ningún momento tuvo la sensación de poder perder el partido. El cuadro zaragocista continúa en caída libre y el banquillo sigue sin ofrecer soluciones a este hundimiento. 

López Garai devolvió al once titular al exzaragocista Alain Oyarzun e Idiakez apostó por darle una vuelta a su equipo reforzando el centro del campo con la entrada de James en el vértice superior del rombo. El Numancia quiso arrancar el partido con el dominio del balón y creando peligro a través de las bandas. Grippo no acertó a despejar un centro de Medina y casi sorprende a Cristian. Como respuesta, Verdasca remató de cabeza un lanzamiento de falta de Zapater, que salió cerca del palo izquierdo de la meta numantina. 

No hubo noticias del Zaragoza durante la primera media hora de juego. El planteamiento de Idiakez había cortocircuitado por completo al equipo, que desesperaba a todo el mundo cada vez que tocaba el balón. El equipo no lograba crear ninguna superioridad, ni siquiera controlar un balón. Lo único bueno que podía pasar era que llegara el descanso sin recibir ningún gol y que Idiakez intentara recomponer el desastre que había planteado. 

Idiakez reestructuró el equipo en un 4-1-4-1 sin Eguaras y con Aguirre por la izquierda. Solo en 90 segundos, el extremo forzó el primer saque de esquina de los aragoneses y colgó dos balones al área. En uno de ellos, Verdasca cazó el rechace y sacó un misil que obligó a Juan Carlos a salvar el gol sobre la línea. 

Pero poco duró el efecto gaseosa. El Numancia recuperó el centro del campo y el Zaragoza volvió a desaparecer. Y para colmo, Álvaro Vázquez se retiró con una lesión muscular y tuvo que dejar su sitio al canterano Alberto Soro. Menos mal que Idiakez tiene un seguro atrás como Cristian Álvarez, que tuvo que lucirse para evitar el gol de Diamanka tras deshacerse este de Grippo como si fuera un alevín. 

Entró ligeramente mejor el Zaragoza a los últimos diez minutos comandado por el ímpetu de Aguirre. El extremo sale rápido, le dobla Lasure, pero nadie llegó al centro del canterano en área pequeña. Pero no era el día de Idiakez, castigado por el nefasto planteamiento. Arcediano Monescillo señala el punto de penalti al ver unas manos de Grippo que solo vio él. Borja Viguera no falló desde los once metros. 

Ni siquiera tuvieron los blanquillos el arreón final para evitar el triunfo del Numancia. Idiakez se trae de Los Pajaritos el justo y merecido premio tras un partido donde el Zaragoza fue incapaz de competir.

MÁS EN Crónicas