Conecta con nosotros

Crónica

Málaga 0-1 Deportivo: El Dépor puede soñar con el ascenso

Un error de Munir en el tramo final sentenció el pase del Dépor a la final por el ascenso

Foto: RC Deportivo


Playoff ascenso Liga Santander

Málaga0
Deportivo1
Ficha técnica
Málaga: Munir; Cifu (Pacheco, 83'), Luis Hernández, Pau Torres, Juankar; Ontiveros, Adrián, Keidi Bare, Hicham (Renato Santos, 46'); Blanco Leschuk, Harper (Koné, 55').

Deportivo: Dani Giménez; Bóveda, Duarte, Somma, Saúl García; Bergantiños, Edu Expósito, Pedro Sánchez, Vicente Gómez (Fede Cartabia, 52'), Nahuel (Borja Valle, 57'); Carlos Fernández (Quique González, 72').

Goles: 0-1 Álex Bergantiños (82').

Árbitro: Isidro Díaz de Mera Escuderos (comité castellano-manchego). Amonestó a Luis Hernández (10'), Bóveda (35'), Carlos Fernández (38'), Keidi Bare (43'), Dani Giménez (69'), Adrián (75'), Ontiveros (90').

Incidencias: La Rosaleda (27.275 espectadores). Partido de vuelta de la semifinales de playoff de ascenso a LaLiga Santander.
El Deportivo de La Coruña cerró su pase a la final por el ascenso a Primera al hacer bueno el resultado de la ida y ganar por la mínima en la vuelta gracias a un gol de Álex Bergantiños debido a un error garrafal de Munir al atajar. Los gallegos supieron mantener su portería a cero durante todo el partido ante un Málaga que lo dio todo, pero al que no le acabaron de salir las cosas.

El Málaga salió con todo al ataque, con Harper acompañando a Gustavo Blanco en la delantera y Ontiveros y Hachim en las bandas. Por su parte, Martí apostó por el 4-2-3-1 que tan bien le funcionó en la segunda parte en Riazor, con Edu Expósito acompañando a Álex Bergantiños y Vicente Gómez de enganche, con las bandas para Matías Nahuel y Pedro Sánchez.

La Rosaleda apretó desde el pitido inicial. El Málaga salió con la intención de imponer un ritmo alto para llegar rápido al área, en ocasiones con demasiada precipitación. Los visitantes, por su parte, intentaban mantener un ritmo menor, pero los nervios y la intensidad de los malaguistas forzaban pérdidas peligrosas en campo propio. A los diez minutos de partido, Ontiveros estrelló en el palo un centro chut y Domingos Duarte metió la cabeza para despejar el balón rechazado. El propio Ontiveros también lo intentó en un libre directo desde la media luna, pero no encontró puerta y balón salió alto.

Con el paso de los minutos, el Dépor intentó hacerse fuerte a través de la posesión del balón, pausando el juego e intentando jugar a la espalda de los laterales. Mediado el primer tiempo, el Málaga bajó el ritmo frenético de los primeros minutos y comenzó a hilar ataques en estático frente a un Deportivo que defendía en bloque en su propio campo. Los gallegos disfrutaron de un par de aproximaciones peligrosas en los últimos minutos antes del descanso que no acabaron de concretarse por imprecisiones en el último pase. Antes del pitido del árbitro, a Ontiveros le dio tiempo a estrellar en el larguero un cañonazo desde el balcón del área.

En la reanudación, Víctor Sánchez del Amo dejó en la caseta a Hicham por Renato Santos. Los segundos 45 minutos arrancaron con la ocasión más clara del Málaga en todo el partido, cuando en una jugada a balón parado le cayó el balón a Harper en el área pequeña, pero su remate se marchó muy alto.

Los dos entrenadores gastaron dos de sus cambios antes de llegar a la hora de juego. Martí tampoco tardó en mover el banquillo para retirar a un Vicente Gómez que se desfondó en la primera parte por Fede Cartabia, que entró para dinamizar las contras. El Málaga lo siguió intentando, aunque el reloj apuraba a los blanquiazules, que en ocasione armaban el disparo demasiado forzados. El técnico del Málaga metiendo más pólvora y dio entrada a Koné por Jack Harper. El cansancio también hizo mella en Matías Nahuel, que dejó su sitio a Borja Valle.

El reloj y la defensa del Dépor le hacían mella al Málaga, que veía pasar los minutos sin un cambio en el marcador. De todos modos, los locales no paraban de intentarlo, como en un disparo raso y fuerte de Blanco Leschuk que obligó a Dani Giménez a intervenir.  Poco después, Leschuk volvió a rematar de cabeza en el área, pero apareció Bóveda para cortar el balón. En los últimos minutos, Álex Bergantiños silenció a La Rosaleda con un disparo lejano que Munir intentó atrapar rápido para sacar, pero el balón se se escurrió de las manos y se coló en la portería.

MÁS EN Crónica