Conecta con nosotros

Baloncesto

Los Cavaliers igualan la serie en otro partido de infarto (104-100) (2-2)

El partido entre Indiana y Cleveland se decició, nuevamente, en el último cuarto. Cada partido refleja la igualdad de esta serie

Fuente: Nba.com
La serie entre Indiana Pacers y Cleveland Cavaliers está resultando de lo más entretenida, emocionante e igualada. Como sucedió en el encuentro anterior, los Cavs salieron más fuertes y liderados, cómo no, por LeBron James (32 puntos, 23 rebotes, 7 asistencias). Pero los Pacers, que habían aprendido la lección, no dejaron que su rival se distanciara demasiado en el marcador. Eso sí, tuvieron que ser los hombres de banquillo quiénes mantuvieron a Indiana en el partido, hasta que un triple de J.R. Smith puso el definitivo 30 a 24 al final del primer cuarto. 

La diferencia entre ambos equipos llegó a los diez puntos en el inicio del segundo período. Los Cavs, guiados por Nance Jr. y Clarkson (12 puntos), daban una sensación de solvencia mucho mayor que unos Pacers que vivían de acciones puntuales. Los triples fueron uno de los pocos argumentos locales, junto a las buenas acciones de Collison y Myles Turner (17 puntos), y el marcador al descanso se cerró con 60 a 50. 

Los Pacers sabían que no podían arriesgarse a ceder más terreno y verse obligados a otra remontada épica. Salieron de los vestuarios mucho más enchufados, y se pusieron a sólo dos puntos de los Cavaliers. Y pese a que los de Cleveland respondieron con tres triples consecutivos, Bogdanovic también sumó desde la larga distancia y mantuvo cerca a los locales. Un buen final de tercer cuarto permitió a Indiana quedarse muy cerca de su rival: 80 a 78.

Domantas Sabonis, máximo anotador de los Pacers anoche con 19 puntos, anotó un triple para adelantar a su equipo y poner en pie a la afición. El pívot lituano brilló con luz propia y fue el culpable de que Indiana se mantuviera por delante o a una canasta de los Cavs durante muchos minutos. Pero los triples de Kover (18 puntos) y las canastas de LeBron dieron un golpe de autoridad que silenció el Bankers Life Fieldhouse, y que dejó sin capacidad de reacción a los Pacers. Final con 104 a 100, y la serie empatada a dos victorias para cada equipo en el cruce más igualado de los playoffs. 

MÁS EN Baloncesto