Conecta con nosotros

Fútbol

Özil, Ramos, Iker, Di María… los castigos de Mou surten efecto

“Tener enemigos para dar el máximo no es necesario, pero es mejor. Especialmente cuando estás en un momento de éxito y tienes tendencia a relajarte”. Esa idea la espetó Mourinho en una entrevista en el “Corriere della Sera” y la está empleando esta temporada en el conjunto blanco. El técnico luso no duda en castigar con la suplencia a sus jugadores si ve que su rendimiento está por debajo de sus posibilidades. Y sus castigos surten efecto.

El primer castigado fue Özil. El alemán comenzó flojo la temporada. No era ese jugador desequilibrante que hacía jugar al Madrid y el fichaje de Modric le dejó varias semanas en el banquillo. Aprendió la lección y en el último mes ha vuelto a ser ese jugador que encandiló al Bernabeu.

Ramos fue el siguiente. Las dos primeras salidas en liga del conjunto blanco fueron Getafe y Sevilla. Dos derrotas por errores en la marca del central de Camas. Mou no dudó en señalarle y dejarle fuera del once ante el Manchester City.

El capitán, Iker Casillas fue el siguiente. El meta de Móstoles ha estado a un nivel terrenal en el primer tramo de campaña y por eso Adán tuvo su oportunidad en Copa y Liga. La respuesta de Casillas es clara. Lleva casi 400 minutos sin encajar un tanto tras el castigo.

Y el último ha sido Di María. Señalado tras el aumento de sueldo y su relajación, el extremo calló bocas con su actuación en Mestalla. Encaró, dribló, se fue por velocidad y anotó dos goles. Es evidente que las reprimendas de Mourinho surten efecto.

MÁS EN Fútbol