Conecta con nosotros

Fútbol

Lágrimas camino al Europeo

Dinamarca, el país al que España sometió hace poco más de dos meses en la final de su Mundial , aguarda ahora a la campeona en su Europeo. La selección de Valero Rivera certificó el pase en Guadalajara, tras vapulear (29-17) a Macedonia, y a falta de aún de dos partidos de clasificación. De aquí a la cita del próximo enero, las miras se centrarán en lo que sucederá fuera del 40x20 más que en el devenir de un equipo cimentado, un grupo que ejecuta de memoria un estilo que le ha valido la segunda estrella en el pecho.

Después de que el primer encuentro tras la gloria del Sant Jordi, el pasado miércoles, se tuviese que seguir por Internet -desde la federación apuntan a problemas con la televisión macedonia-, la selección se volvía a citar con los balcánicos en Guadalajara. Quizás era de esperar un marco de mayor empaque para el estreno de las dos estrellas en España, pero la federación, y en gran parte su presidente, Juan de Dios Román, quería agradecer la fidelidad, que tanto escasea, de la ciudad castellana con el balonmano durante estos años, sobre todo en el Mundial, como sede la Copa Presidente, un torneo de consolación entre los peores equipos del torneo. Un Juan de Dios que se despedía este domingo de forma oficial como presidente, “muy cansado”, confesó, a la espera de que el próximo 22 abril se nombre a su sustituto.

Un presidente que cargará con una situación crítica, y que entre sus primeras decisiones tendrá la de nombrar seleccionador. De ahí que sobre el Aguas Vivas de Guadalaja haya podido dirigir su último encuentro con España Valero Rivera, que se marchó emocionado al acabar el encuentro. Unas lágrimas que desprenden despedida. El técnico, al que los petrodólares de Catar tientan para que lidere un proyecto con miras al Mundial de 2015 en el país asiático, ha rehuido estos días cualquier comentario sobre su marcha y pidió centrarse en lograr el pase como primera de grupo, de no seguir, su última contribución.

Un Valero que estos cuatro años ha dado con la tecla de un equipo soberbio, ambicioso hasta la extenuación, como demostró ante Macedonia, a la que pasó por encima. Lejos de bajar el pistón con el partido en el bolsillo, España siguió incrementando la renta hasta los 12 goles del final. Siempre a partir de una descomunal densa y un soberbio contraataque, un estilo que no se negocia, aparentemente básico, pero que nadie ha podido frenar hasta ahora.

Frente a la situación dramática que vive la liga Asobal, y que de no cambiar ahogará el futuro de la selección a largo plazo, este equipo se valdrá aún durante un tiempo de la base del imparable Barça, la calidad de jugadores como Cañellas o Aginagalde y el crecimiento que adquieren en el extranjero, sobre todo en Francia, gente como Valero Rivera, un descomunal Jorge Maqueda, o Antonio García, entre otros. Un conjunto que en estos dos últimos partidos, ante las bajas de Sarmiento y Aginagalde, ha vuelto a demostrar que tiene fondo de armario para no pasar demasiados apuros. Los pilares del éxito en la pista están consolidados, el partido se jugará ahora en los despachos.

Grupo 1: España, 8 puntos. Portugal, 3 puntos. Macedonia, 2 puntos. Suiza, 1 punto

Periodista deportivo

MÁS EN Fútbol