Conecta con nosotros

Fútbol

La arriesgada operación de Tito Vilanova

El doctor Juan Manuel Alcalde, del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra, dio su experta opinión sobre la enfermedad en la que acaba de recaer Tito Vilanova.

“Para empezar, habría que puntualizar que la recaída de Tito Vilanova del tumor de la glándula parótida está dentro del plazo normal, que suele ser de uno o dos años, en caso de que se produzca. También habría que señalar que es un tumor bastante raro, ya que solo aparece al año en una persona de cada 100.000. A diferencia del resto de tumores de cabeza y cuello, que suelen tener su origen en el consumo de alcohol y tabaco, el de las glándulas salivales no tiene causa concreta y significa solo el 3% de los tumores”, aclara el doctor.

“La segunda cirugía a la que será sometido este jueves el entrenador del Barça será mucho más complicada. Me explico: en la primera operación se quita la zona del tumor, se limpia y se deja una zona de seguridad de tejido sano alrededor. En la segunda, solo queda algo de piel, glándula y el nervio facial, por lo que casi no hay donde rascar”, cuenta con cierta preocupación.

“Precisamente, la gran complicación de operar este tipo de tumores es que el nervio facial atraviesa la glándula. El tiempo de recuperación quirúrgica no tiene por qué ser más largo de lo normal, que puede ir de dos días a una semana. En cambio, la recuperación absoluta dependerá de las posibles secuelas de movilidad y estéticas, al estar cerca del nervio facial, que también determinarían su regreso al trabajo. Las posibilidades de parálisis facial son altas. Queda poco margen para que no haya secuelas”, admite el doctor Juan Manuel Alcalde.
“Al ser una segunda operación, el pronóstico es un poco peor y, como han confirmado los servicios médicos del Barça, necesitará radioterapia externa y quimio-radioterapia”.

Sobre lo que no se atreve a aventurarse es sobre si la vida de Vilanova corre peligro: “Sería complicado asegurar si su vida corre más o menos peligro porque no sabemos el tipo de células del tumor ni tampoco la localización exacta en la glándula. Habrá que esperar a ver cómo va la cirugía”, finalizó.

MÁS EN Fútbol