Conecta con nosotros

Motor

Hacienda ‘ataca’ al mundo del motor

Sete Gibernau y Dani Pedrosa / Agencias

El que fuera uno de los mejores pilotos de la historia de MotoGP, Sete Gibernau, se enfrenta a día de hoy a una condena de dos años y medio de prisión por un presunto delito de fraude fiscal en el año 2006. Según las informaciones que han ido saliendo, la Agencia Tributaria reclama un capital de 774.000 euros en su declaración del IRPF.

A pesar de la acusación, el expiloto ya ha ido a declarar al Juzgado Nº19 de Barcelona y se ha refugiado en su primo, Miguel Umbert y su mánager, Leo de Graffenried. Estas dos personas eran en las que más confiaba Gibernau para que le manejaran el dinero.

Igualmente tendrá que demostrar todo lo declarado, ya que, Sete fijó su domicilio fiscal entre los años 2000-2006 en Chatel-Saint Denis. En resumen, la Abogacía del Estado le acusa de evadir sus responsabilidades a la hora de pagar impuestos poniendo un domicilio que no le correspondía.

Click para comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS EN Motor