Conecta con nosotros

Crónicas

Espanyol 1-1 Huesca: La angustia y la incertidumbre reinaron en Cornellá

El gol de Etxeita contrarrestó el gol de Granero

Foto: Espanyol

LaLiga Santander-Jornada 25

Espanyol1
Huesca1
Ficha técnica
RCD Espanyol: Diego López; Rosales, David López, Mario Hermoso, Dídac Vilà (Ferreyra); Darder, Marc Roca (Semedo), Granero (Adriá Pedrosa); Melendo, Wu Lei y Borja Iglesias.

S.D. Huesca: Santamaría; Diéguez, Etxeita, Pulido; Akapo, Juanpi (Cucho Hernández), Christian Rivera (Herrera), Moi Gómez, Javi Galán; Chimy Ávila (Ferreiro) y Enric Gallego.

Goles: 1-0 Granero (19′), 1-1 Etxeita (46′).

Árbitro: Hernández Hernández (comité canario). Amonestó a Granero y Semedo (Espanyol) y Etxeita, Chimy Ávila, Juanpi y Javi Galán (Huesca).

Incidencias: RCDE Stadium. Jornada 25 de la Liga Santander 2018/19.
Espanyol y Huesca se reparten los puntos en un partido en el que el sufrimiento fue el espectador de lujo. Los oscenses se supieron reponer a la obra maestra de Granero desde el libre directo y en la reanudación igualaron el marcador final a través de un gol del zaguero Etxeita.

El partido era de vital importancia para ambos equipos, pero sólo había tres puntos en juego para ambos equipos. Desde el inicio del partido, el Espanyol salió con el planteamiento de dominar el partido, táctica propia de Joan Francesc Ferrer, ‘Rubí’, que hoy se enfrentaba a su ex equipo, en el que no le faltó cariño tras lograr el ascenso histórico a primera división por primera vez. A pesar de este dominio, el Huesca comenzó metiendo el miedo en el cuerpo, provocando varios córners nada más comenzar.
No obstante, el Espanyol entró poco más tarde en un tono serio y la dupla Darder-Iglesias intentó crear peligro sin dar respiro a los oscenses, ya que hasta en cuatro ocasiones seguidas intentó Sergi Darder filtrar un pase al hueco para Borja Iglesias, pero ninguna de las cuatro jugadas acabó con premio. Por otra parte, Lei Wu, que quería demostrar que su estado de forma también era válido en esta liga, estuvo a punto de sorprender individualmente a Santamaría en el 15’ tras un gran disparo cruzado en estático.

Pero la recompensa no se retrasó mucho más, ya que en el minuto 20, Etxeita provoca una falta en el borde del área que Granero se encargó de mandar directa a la escuadra izquierda con una rosca suprema incluida.

A partir de aquí, la posesión seguía perteneciendo claramente al conjunto catalán, ya que seguían teniendo el control y las ocasiones del encuentro en una primera parte para olvidar de los aragoneses que tímidamente creaban peligro con intentos de Enric Gállego y Chimy que eran fácilmente neutralizados.

Pero si los partidos duran 90 minutos, significa que hay que demostrar la superioridad en los 90 minutos, ya que nada más reanudarse el partido, un balón con destino incierto acabó en un pase de Pulido hacia el corazón del área que su compañero en la zaga, Etxeita, tuvo tiempo para decidir ajustarlo al palo izquierdo y provocar la igualada. 

A este tipo de goles los llaman goles psicológicos y realmente, razón no les falta, puesto que la segunda parte ya no tuvo tanto color blanquiazul. Entre un fuera de juego y otro, ya que el línea levantó el banderín en 5 ocasiones por conjunto, Chimy Ávila en el 59’ estuvo cerca de rematar la faena con un disparo desde la frontal que se fue por el lado izquierdo. Seguidamente, Wu Lei en el 63’ estuvo todavía más cerca de rematar su faena, ya que su disparó estuvo tan cerca que salió escupido por el palo izquierdo.

El resto del partido, se basó en fueras de juego y en continuas ocasiones por ambos bandos, pero los nervios y las buenas acciones defensivas hicieron que de los 3 puntos a disputar solamente se repartieran dos de ellos.

Este resultado, aleja al Espanyol de retomar los puestos europeos y no le aleja demasiado de la cercanía a los puestos de descenso. Mientras tanto, el Huesca, aunque puede dar por válido el punto tras la mala primera parte, no saca una gran ventaja con este punto, ya que le sigue dejando momentáneamente a dos victorias de la zona de la permanencia.

MÁS EN Crónicas