Conecta con nosotros

Crónicas

Elche 1-2 Real Oviedo: El Oviedo tiene la suerte del campeón

Toché de penalti en el 94' da la victoria al equipo carbayón, lanzado hacia el 'Play Off', en un intenso partido disputado en el Martínez Valero. Nino anotó el único tanto del conjunto ilicitano

Foto: Elche CF

LaLiga 1|2|3-Jornada 25

Elche1
Real Oviedo2
Ficha técnica
Elche: Badía; Alexander, Olmo, Calvo, Cruz; Josan, Karim Azan (Javi Flores, 55'), X.Torres, N.Gil (Alfred, 64'); Nino y Benja (Yacine Qasmi, 78').

Real Oviedo: Champagne; C.Martínez, Carlos Hdz, Alanís, Bolaño, Javi Hdz (Javi Muñoz, 45'); Folch, Tejera, Johanneson, Berjón (Toché, 71'); Joselu.

Goles: 0-1, min.52: Joselu. 1-1, min.69: Nino. 1-2, min.94: Toché.

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo, del comité castellano-manchego.  Amonestó a Folch (m.15), C.Hernández (m.44) por parte del Real Oviedo y a Jesús Olmo (m.28) por parte del Elche.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 25 del campeonato nacional de LaLiga123 en el estadio Martínez Valero de Elche ante la presencia de 9.000 espectadores.
A veces, en fútbol, la suerte supone un aspecto clave en el devenir de un equipo. Y es que si de algo se ha quejado la afición del Real Oviedo en los últimos tiempos es precisamente de esa falta de suerte. Ya desde el año pasado, hubo momentos negativos del azar que acabaron condenando a los carbayones, cómo aquella -más que dudosa- expulsión de Rocha contra el Cádiz en un partido que podía hacer escalar al Oviedo hacia el ascenso directo. Otros recordaran aquel gol en contra concedido ante el Barça B -en claro fuera de juego- y que distanciaba a los azules con los equipos mejor clasificados.

Y, por si fuera poco, este año las lesiones han sido una constante en el equipo dirigido por Anquela. Por ello, los lamentos eran la tónica de cada día en las conversaciones de los aficionados azules. Pero eso, parece estar terminando. Y es que en este arranque de 2019 no hay equipo mejor que el Real Oviedo, que ya acumula 5 victorias en 6 encuentros, con una sola derrota ante el Zaragoza. 

El partido contra el Elche ha sido un resumen de lo que son ambos entrenadores; juego directo, balones largos y segundas jugadas en el Elche de Pacheta. Presión alta, transiciones rápidas y juego por bandas en el Oviedo de Anquela. En este contexto se movió el juego, dónde Benja puso en serios apuros a la expeditiva defensa azul ganando la espalda y ocupando los espacios una y otra vez. Por parte del Oviedo era Berjón-ya recuperado de una lesión que le ha tenido en el dique seco casi dos meses- quién, pese a que aún no está a tope de forma, llevaba el peligro de los azules con sus centros laterales y sus acciones a balón parado.

La primera mitad se cerró con un mal balance futbolístico, por parte de ambos conjuntos, que esperaban el fallo del rival.

Tras la reanudación, Anquela tuvo que dar entrada en el medio a Javi Muñoz por Javi Hdz-sufrió un golpe en el tobillo que le impedió seguir jugando-y cambió el esquema dando lugar a una defensa de cuatro. Durante unos minutos se notó y, fruto de esa situación, llegó el gol de Joselu a pase de Berjón. Luego del gol el empuje del Elche diluyó las ideas de los carbayones. Con el Elche atacando a ráfagas, un disparo cruzado de Nino rebotaba en Carlos, que iba al suelo. El rebote alto superaba a Champagne y ponía el 1-1 en el marcador.

Con Berjón agotado, Toché apareció en el verde. Poco a poco la energía de los ilicitanos se fue apagando, y en los minutos finales el Oviedo trató de achuchar a los ilicitanos. Hablábamos de suerte, pero esta no aparece si no se busca. Y una mano dentro del área de un defensor del Elche provocó que el colegiado Arcediano Monescillo señalara el punto de penalti. Con la afición del Oviedo temblando -el Oviedo había fallado hasta entonces 6 de los últimos 8 penaltis- Toché se encargó de realizar la pena máxima. Tres puntos de oro que sitúan al Oviedo, después de mucho tiempo, en puestos de PlayOff.

Y es que en cuestiones de azar, a veces se trata de encontrar el camino que te lleve a la fortuna. Y esta no suele llegar sin trabajo y más trabajo y, en eso, Juan Antonio Anquela, es el número uno.

MÁS EN Crónicas