Conecta con nosotros

Fútbol

Welbeck, el niño de Sir Ferguson

Al término del partido de ida, sir Alex Ferguson se deshizo en elogios hacia Danny Welbeck (Manchester, 22 años), el chico al que el United reclutó con ocho años. Apostó por él en vez de por Antonio Valencia, una decisión que sorprendió y que hizo daño al Madrid. Fue titular en un duelo decisivo pese a que en toda la temporada solo había marcado un gol. En Inglaterra se ha cuestionado varias veces el empeño que Ferguson tiene con este delantero fornido y veloz. Aunque a principio de la temporada le desafió a que pasara de 20 goles, “para que seas un delantero top” le espetó, el técnico valora mucho sus esfuerzos defensivos y ofensivos sin balón. En el Bernabéu fue un incordio tanto para Varane y Ramos, al que se le anticipó en un córner para hacer el 0-1, como para los los centrocampistas del Madrid, para los que era el primer jugador del United en tratar de recuperar la pelota cuando la perdían. Recorrió algo más de nueve kilómetros y fue sustituido por Valencia a falta de diez minutos, exhausto y renqueante. “Ha sido fantástico, tuvieron problemas para sujetarle porque estaba enchufado. Una pena que terminara con calambres”, le elogió su entrenador en la sala de prensa del Bernabéu.

De origén ghanes, Welbeck es una de las debilidades del entrenador escocés. Criado en Longshit, barrio obrero y multirracial, Ferguson también aprecia su identificación con el club, plasmada en la renovación de cuatro años que firmó este verano al regresar de la Eurocopa. El mánager del United ha seguido su desarrollo paso a paso y siempre estuvo muy encima de los problemas que le causaron las rodillas por su crecimiento cuando era juvenil. “Hemos tenido que temer paciencia con él por esos problemas que tuvo”, le ha justificado en más de una ocasión Ferguson.

“Aprovecha muy bien los espacios a la espalda de los defensas. Técnicamente no es muy bueno, pero en momentos puntuales es capaz de irse de tres jugadores”, le describe Carlos Cuéllar, central de Sunderland, precisamente el equipo al que fue cedido en 2010 The Fresh Prince, apodo que se ganó por su corte de pelo, rapado por los lados, a lo Will Smith. Del industrial Sunderland regresó, según Ferguson, “hecho un hombre”.

“Es un delantero de esos que los defensas decimos que son tocapelotas, aparece en cualquier momento para incordiar, es una roca cuando chocas con él, y siempre está atento para desmarcarse”. “Creo que Ferguson le hará jugar también en Old Trafford porque necesita fuerza en el campo. Le ha trastocado mucho la baja de Jones y necesitará jugadores que trabajen”, asegura Cuéllar. Su capacidad para el desmarque, según reveló el propio Welbeck durante la pasada Eurocopa, la perfeccionó observando a Owen en los entrenamientos: “Me fijaba en cómo situaba su hombro justo por detrás de los centrales para no caer en fuera de juego cuando arrancaba”. “No tiene la capacidad goleadora de Chicharito, que toca una y la mete, pero a Van Persie le encanta jugar con él porque le abre muchos espacios, como sucedió en el Bernabéu. Además, puede dar asistencias”, abunda Cuéllar.

Las cifras goleadoras de Welbeck no son nada espectaculares: 19 tantos en 94 partidos con el United. En esta temporada lleva más goles con la selección inglesa (3) que con su equipo. El curso pasado alcanzó su mejor registro con 15 dianas, que le valieron para que el seleccionador inglés Royd Hodgson le llevara a la Eurocopa y le entregara la titularidad. En el torneo hizo uno de los goles del campeonato, el 3-2 de Inglaterra a Suecia, al marcar con un lujo de tacón. Durante el campeonato la figura paternal de Ferguson fue sustituida por Rooney que, hasta que cumplió su sanción de dos partidos y pudo debutar, se entretuvo haciendo de niñera de Welbeck. “Durante la Eurocopa jugó cuatro partidos en una semana, algo que nunca había hecho con nosotros”, se enorgullecía Ferguson este verano.

MÁS EN Fútbol