Conecta con nosotros

Fútbol

El impacto Kagawa

El sábado, el menudo Shinji Kagawa (23 años) se convirtió en el primer japonés que logra un hat-trick en la Premier. A solo tres días de recibir la visita del Real Madrid, el mediapunta nipón del United le hizo tres goles al Norwich, aunque de inmediato sir Alex Ferguson rebajó la euforia que desató en Manchester su actuación: “Después de la lesión que le ha tenido apartado dos meses ha ido encontrando su estado de forma, pero será el año que viene cuando realmente se vea a un gran jugador”.

Kagawa ya fue titular en el Bernabéu, caído a la izquierda, y por cómo intuye Ferguson la cita del martes, tiene serias posibilidades de volver a repetir. “Los dos equipos haremos gol y jugaremos para ser nosotros los que más marquemos”, advierte Ferguson, aunque está por ver si esta declaración de intenciones no es un farol. En realidad, esa explosión goleadora de Kagawa la esperaba hace tiempo su entrenador. En octubre le advirtió: “Tienes que jugar de cara al gol, si no, no serás una amenaza para los defensas. No juegues de espaldas, pero muévete y encuentra el camino más corto a la portería”. Ya nada más llegar este verano Kawaga al United procedente del Borussia Dortmund por 16 millones, una de las primeras reflexiones del entrenador escocés sobre su nuevo fichaje también apuntaba a su interés en que mejorara su aportación goleadora. Mencionó entonces a Bryan Robson y al mejor Paul Scholes para recordar que en las últimas temporadas su equipo había echado en falta la aportación goleadora de sus centrocampistas: “Estoy seguro de que incrementará nuestra capacidad goleadora si juega por el centro, como hacía en el Dortmund”. Dos de sus tres goles al Norwich los marcó llegando desde la segunda línea y en ambos resolvió con toques sutiles. En 22 partidos con el United ha marcado seis goles y ha dado otras tantas asistencias.

Como a todos los futbolistas japoneses que llegan a Europa, a Kagawa también le acompañaron los recelos sobre si había más negocio que juego detrás de su fichaje, sobre si su valor futbolístico estaba por encima de su potencial como activo económico de cara al mercado asiático. Según un estudio de la universidad japonesa de Kansai, el impacto de Kawaga en la economía ronda los 220 millones de euros entre la venta de productos oficiales tanto en Japón como en Inglaterra, los derechos de televisión, la venta de entradas a seguidores nipones o el consumo de esos en los bares de Japón cuando juega el United. El montante supera incluso al que genera Yu Darvish, el pitcher de los Texas Rangers, todo un fenómeno en Japón, donde el béisbol reina por encima del fútbol. Kawaga llegó al Dortmund procedente del Osaka Cerezo, por entonces en Segunda División. Su fichaje se acordó en 350.000 euros a pagar mediante un acuerdo de la formación de jugadores del Osaka en Alemania. Llevaba tiempo la Bundesliga tratando de ensanchar su penetración en el mercado asiático y la explosión de Kawaga en el Dortmund fue decisiva para ello. Cuando Sahin firmó por el Real Madrid, Kagawa ascendió al primer plano para liderar al equipo en la conquista de la última Bundesliga. Jurgen Klopp ha traducido su pérdida, junto a la de Sahin, en “una menor posesión del balón”.

Durante su estancia allí era común ver en el banquillo, junto al técnico del Dortmund, a otro japonés, Jumpei Yamamori, que ejercía de asistente-traductor para que Kagawa entendiera las instrucciones de Klopp. El novedoso puesto se lo ganó por su capacidad para transmitir los mensajes de una de las dos partes en menos de cuatro segundos, independientemente de si estos se encontraban frente a frente o a 100 metros. Kagawa nunca dominó el alemán. No sucede así con la prensa japonesa, que le sigue en multitud como es costumbre con las grandes estrellas de su país. Algunos periodistas nipones hablan de un jugador que creció admirando al Barcelona, se formó en el Miyagi Barcelona, desde donde se convirtió en el primer jugador de la liga profesional de Japón que no había concluido sus estudios. Kagawa se considera destinado a jugar en el Barcelona, en una especie de presentimiento que dice tener desde que rebuscaba partidos de los azulgrana y de Iniesta, del que tiene una colección de vídeos, cuando la mayoría de los jóvenes jugadores japoneses solo miraban a la Premier.

MÁS EN Fútbol