Conecta con nosotros

Deportes

Baptistao, un llegador para Simeone

Hace dos semanas, mientras se recuperaba en Santos (Brasil) de la lesión de clavícula que sufrió el 19 de abril en Son Mox, Leo Baptistao se enteró de que su fichaje por el Atlético, que ha pagado siete millones de euros al Rayo Vallecano, se haría oficial este lunes. Su trasvase al club rojiblanco, donde cobrará cerca del millón de euros según objetivos, estaba cantado desde hace meses. Al poco de explotar en el inicio del campeonato con una exhibición de llegada y pegada en el Benito Villamarín, Miguel Ángel Gil transmitió al Rayo Vallecano y al entorno del jugador el interés por contratarle. Ayer, incluso, aún había clubes ingleses punteros que después de haber sabido que su futuro esataba en el Manzanares seguían insistiendo en su fichaje.

La llegada de Baptistao, de 20 años, al Atlético responde al perfil de futbolista que Diego Pablo Simeone pretende para su segunda línea, a la que esta temporada ha exigido goles. Con el técnico rojiblanco ha coincidido varias veces desde que el interés del Atlético se puso de manifiesto. Fueron encuentros casuales, casi siempre con Miranda y Diego Costa como testigos por la buena relación que el nuevo jugador rojiblanco mantiene con sus compatriotas. En su primera temporada en Primera, Baptistao, amigo de la infancia de Neymar, ha marcado siete goles en 28 encuentros, 26 como titular. En la secretaría técnica del Rayo califican su rendimiento de “excelente para un debutante en la categoría”, pero apuntan a su amplio margen de progresión como su mejor aval: “Hace mucho daño con espacios y tiene un talento físico y técnico importante. Ha dado siete u ocho pases de gol, pero no centros desde la banda, sino pases para empujarlos a la red. De frente a la portería es letal, pero debe mejorar el juego cuando recibe de espaldas y también sacar mayor provecho de su altura en el juego de cabeza. La competencia que tendrá en el Atlético le hará mejor jugador”.

Baptistao se inició en el fútbol-sala, donde compartía equipo con Neymar y también algunas pachangas playeras. Hasta que no llegó a España apenas había probado sus habilidades en las dimensiones de un campo de fútbol. El Getafe fue el primer equipo que pudo hacerse con sus servicios, pero se negó a pagarle una residencia. En el Rayo sí le ofrecieron un techo y una ayuda económica. Mientras tramitaban sus papeles (ya es comunitario por sus orígenes italianos) jugó cedido en el San Fernando. Ya en Vallecas su progresión desde el juvenil fue imparable pese a una lesión de clavícula, en el otro hombro, no en el que la padece actualmente, y a problemas de estrés en un pie. Con todo, el Real Madrid, la última vez a mitad de esta temporada, también pujó por hacerse con sus servicios, aunque con la intención de hacerle jugar en el Castilla, lo que el futbolista rechazó pese a que la oferta económica era interesante.

La posibilidad de obtener la nacionalidad española, que la está tramitando, puso en alerta a la Federación, que le hubiera convocado para el Europeo sub 21 que se disputa en Israel de haber estado ya lista. Brasil también mira de reojo sus movimientos y aunque no se cierra esta puerta, Baptistao ha confesado a su entorno su deseo de jugar algún día para La Roja.

Periodista deportivo

MÁS EN Deportes