Conecta con nosotros

Fotos

El Athletic necesita un “plan B”

Al Athletic le conviene tener un “plan B”, si no quiere verse envuelto en asuntos que en Bilbao creían que habían pasado a mejor vida. El temor por meterse en el lío de los puestos de descenso crece en el entorno del club rojiblanco.

Actualmente, los cuatro pilares en los que se sustenta el Athletic andan cojos.

El presidente José Urrutia guarda silencio y sus últimas actuaciones públicas no han sido precisamente muy afortunadas. La forma de llevar el llamado caso Llorente y la negativa a gastarse en algún fichaje, parte de los 40 millones de euros, que recibió del Bayern por Javi Martinez, juegan en su contra.

A Marcelo Bielsa le han cogido el truco los demás entrenadores. El cuadro rojiblanco ya no sorprende al rival. Los espacios por donde antes entraban como flechas al área rival De Marcos, Susaeta, Iraola, Muniaín o Ander Herrera, son ocupados ahora por los defensores del equipo contrario y los innumerables fallos en el pase, son aprovechados por los equipos para crearles numerosas ocasiones de gol. Los 39 goles encajados en esta primera vuelta suponen igualar el peor registro histórico del equipo, que fue el de la temporada 1948-1949. Para colmo de males, la relación de Bielsa con la plantilla ya no es la que era.

Los jugadores, a su vez, han pasado de creer “a ciegas” en el técnico argentino a dudar de todo. Andan cabizbajos y tristes por el campo y entre ellos, según se pudo comprobar el pasado viernes ante el Rayo, no hay un gesto de apoyo. A los innumerables problemas físicos de principio de temporada, se unen los casos Amorebieta, al que Bielsa ya ha sentenciado en beneficio de Laporte, y el de Llorente que comienza a ser motivo de mofa fuera de casa, como ocurrió en el Ciudad de Valencia contra el Levante. Y de la “Quinta del Cola Cao” por no quedar, no queda ni la mala leche.

Por último, la afición anda dividida con Fernando Llorente y ahora también con Amorebieta. El Athletic guarda malos recuerdos de otras épocas de división entre la familia rojiblanca.

Se necesita un plan B que comience en el césped cuanto antes. El entrenador y la plantilla tienen la palabra.

MÁS EN Fotos