Conecta con nosotros

Córdoba

Córdoba CF 2-1 Rec. Granada: Los califas se llevaron el derbi andaluz in extremis

Córdoba

Córdoba CF 2-1 Rec. Granada: Los califas se llevaron el derbi andaluz in extremis

El Córdoba remontó sobre la bocina el gol inicial del filial nazarí en un partido que refleja la igualdad de la categoría 

Foto: Córdoba CF


Segunda B Grupo IV -Jornada 1

Córdoba CF2
Rec. Granada1
Ficha técnica
Córdoba CF: Becerra; J. Álvaro (R. Cámara); C. Herrero, Fidel, Á. Moreno Fernández; I. Garcia, J. Flores, De las Cuevas; (A. Moyano) S. Moyano (Owusu) y Ortuño.

Rec. Granada: Unai; López, Serrano, Héctor, Viedma; Rubén, Caio (Aranda) (Yael), Sebban, Montoro, Isma, Mario (Rivas).

Goles: 0-1 R. Sánchez (1'). 1-1 Javi Flores (20'). 2-1 Ortuño (p9 (90+3').

Árbitro: Bueno Prieto.

Incidencias: Nuevo Arcángel.
La categoría de bronce volvía 4.000 días después a un Arcángel que vive en una de las etapas más turbias y convulsas que se recuerdan, tanto en los despachos como en lo deportivo, y que ya sólo espera hablar de fútbol y sufrir en los terrenos de juego. Como anoche.

Todo comenzó como siempre, ya que a pesar del cambio de categoría, el Córdoba vive un "déjà vu" permanente. Nada más sacar de centro, a los doce segundos un mal despeje de su experimentado central C. Herrero lo aprovechaba Rubén Sanchez para adelantar al filial. La grada no se lo creía.

Tocaba remar, reaccionar, empezar de cero y ahí emergieron los pesos pesados de los locales. De las Cuevas y Javi flores daban muestras de su calidad y percutaban y conectaban entre sí creando mucho peligro. 

No tardaron mucho en poner las tablas en el marcador, en una gran jugada trenzada donde Javi Flores definía a la perfección.

El filial nazarí se veía superado por los locales pero supo aguantar el arreón. Sobre la media hora de partido, se empezaron a igualar las fuerzas, fruto también de muchas imprecisiones propias de las fechas de temporada, y sobre todo por A. Viedma, que manejaba el centro del campo a sus anchas. Con un par de ocasiones para ambos equipos sin mucho peligro se llegaba al descanso, con ambos equipos agotados físicamente.

Tras el descanso, los de E. Martín seguían con su esquema de tres centrales, y salieron a por todas. Ortuño adelantó a los locales en el rechace de una falta pero fue anulado por fuera de juego.

A continuación el partido iba a volverse muy espeso. Las pérdidas, faltas y los errores iban a definir el partido a la perfección. Los equipos movían los banquillos buscando aire fresco. El filial empezaba a dominar el partido gracias a Viedma y Caio, dos jugadores con mucho futuro, y el Córdoba se defendía con uñas y dientes, con un Fidel Escobar que estuvo realmente imperial. Incluso a falta de quince minutos le anulaban un gol al filial nazarí por un ajustado fuera de juego. El Córdoba contestaba con una ocasión que el canterano A. Moyano, y apunten su nombre porque hay futbolista, estuvo a punto de clavar en la escuadra.

El partido agonizaba y, ya en el descuento, Ortuño provocaba un penalti que él mismo iba a transformar para el delirio local de una afición que se merece todo, incluso Owusu pudo sentenciar en la siguiente jugada con el filial volcado, pero su disparo se marchó por poco. 

Los de Enrique Martín se estrenan así con una victoria muy sufrida ante un Granada que mereció al menos el empate, y que esperan esta semana unos refuerzos necesarios si quieren aspirar a volver a la categoría de plata.

El Córdoba remontó sobre la bocina el gol inicial del filial nazarí en un partido que refleja la igualdad de la categoría 

Foto: Córdoba CF


Segunda B Grupo IV -Jornada 1

Córdoba CF2
Rec. Granada1
Ficha técnica
Córdoba CF: Becerra; J. Álvaro (R. Cámara); C. Herrero, Fidel, Á. Moreno Fernández; I. Garcia, J. Flores, De las Cuevas; (A. Moyano) S. Moyano (Owusu) y Ortuño.

Rec. Granada: Unai; López, Serrano, Héctor, Viedma; Rubén, Caio (Aranda) (Yael), Sebban, Montoro, Isma, Mario (Rivas).

Goles: 0-1 R. Sánchez (1'). 1-1 Javi Flores (20'). 2-1 Ortuño (p9 (90+3').

Árbitro: Bueno Prieto.

Incidencias: Nuevo Arcángel.
La categoría de bronce volvía 4.000 días después a un Arcángel que vive en una de las etapas más turbias y convulsas que se recuerdan, tanto en los despachos como en lo deportivo, y que ya sólo espera hablar de fútbol y sufrir en los terrenos de juego. Como anoche.

Todo comenzó como siempre, ya que a pesar del cambio de categoría, el Córdoba vive un "déjà vu" permanente. Nada más sacar de centro, a los doce segundos un mal despeje de su experimentado central C. Herrero lo aprovechaba Rubén Sanchez para adelantar al filial. La grada no se lo creía.

Tocaba remar, reaccionar, empezar de cero y ahí emergieron los pesos pesados de los locales. De las Cuevas y Javi flores daban muestras de su calidad y percutaban y conectaban entre sí creando mucho peligro. 

No tardaron mucho en poner las tablas en el marcador, en una gran jugada trenzada donde Javi Flores definía a la perfección.

El filial nazarí se veía superado por los locales pero supo aguantar el arreón. Sobre la media hora de partido, se empezaron a igualar las fuerzas, fruto también de muchas imprecisiones propias de las fechas de temporada, y sobre todo por A. Viedma, que manejaba el centro del campo a sus anchas. Con un par de ocasiones para ambos equipos sin mucho peligro se llegaba al descanso, con ambos equipos agotados físicamente.

Tras el descanso, los de E. Martín seguían con su esquema de tres centrales, y salieron a por todas. Ortuño adelantó a los locales en el rechace de una falta pero fue anulado por fuera de juego.

A continuación el partido iba a volverse muy espeso. Las pérdidas, faltas y los errores iban a definir el partido a la perfección. Los equipos movían los banquillos buscando aire fresco. El filial empezaba a dominar el partido gracias a Viedma y Caio, dos jugadores con mucho futuro, y el Córdoba se defendía con uñas y dientes, con un Fidel Escobar que estuvo realmente imperial. Incluso a falta de quince minutos le anulaban un gol al filial nazarí por un ajustado fuera de juego. El Córdoba contestaba con una ocasión que el canterano A. Moyano, y apunten su nombre porque hay futbolista, estuvo a punto de clavar en la escuadra.

El partido agonizaba y, ya en el descuento, Ortuño provocaba un penalti que él mismo iba a transformar para el delirio local de una afición que se merece todo, incluso Owusu pudo sentenciar en la siguiente jugada con el filial volcado, pero su disparo se marchó por poco. 

Los de Enrique Martín se estrenan así con una victoria muy sufrida ante un Granada que mereció al menos el empate, y que esperan esta semana unos refuerzos necesarios si quieren aspirar a volver a la categoría de plata.

MÁS EN Córdoba