Conecta con nosotros

Celta

Celta 2-2 Rayo Vallecano: Iago Aspas y el Celta son de Primera

Celta

Celta 2-2 Rayo Vallecano: Iago Aspas y el Celta son de Primera

Con el empate ante el Rayo y la derrota del Girona en Mendizorroza, el conjunto vigués se asegura jugar la temporada que viene en LaLiga Santander

Foto: RC Celta


LaLiga Santander-Jornada 38

Celta2
Rayo2
Ficha técnica
Celta: Rubén Blanco; Mallo, Cabral, Araujo, Olaza; Brais (Jozabed, 74'), Yokuslu, Lobotka (Pione Sisto, 84'), Boudebouz (Boufal, 59'); Iago Aspas, Maxi Gómez.

Rayo VallecanoDimitrievski; Advíncula, Velázquez, Catena, Akieme; Uche (Mario Suárez, 56'), Medrán; Álvaro García (Bebé, 79'), Pozo, Embarba (Javi Guerra, ; De Tomás.

Goles: 0-1 M. 28 Embarba, de penalti. 0-2 Medrán. 1-2 M. 81 Aspas, de penalti. 2-2 M. 91 Iago Aspas.

ÁrbitroMateu Lahoz, Antonio Miguel (Comité valenciano). TA: Uche (4'), Álvaro (38') y Catena (78').

Incidencias: Estadio de Balaídos. 21.607 espectadores
Finalizó la temporada 2018/19 para Celta y Rayo. El conjunto de Vigo consigue mantenerse en Primera División en un año donde sufrieron más de lo esperado. Iago Aspas, con un doblete, puso el empate ante un Rayo que peleó hasta el final.

Celta y Rayo se daban cita en Balaídos para cerrar la temporada. El Celta necesitaba un punto para asegurarse continuar un año más en Primera División, después de su derrota contra el Athletic en San Mamés. Por su parte, el Rayo llegaba ya descendido, pero con el objetivo de despedirse con tres puntos más en su casillero, y así evitar ser el farolillo rojo ante una posible victoria del Huesca contra el Leganés.

En los onces, Fran Escribá hacía un cambio con respecto al anterior partido, volvía Cabral al centro de la defensa. En el Rayo, Paco Jémez sacaba un once con cuatro variaciones del último partido contra el Valladolid, tres de ellas en defensa. Velázquez, Advíncula, Akieme y Embarba entraban como titulares. Álex Moreno era baja por sanción.

Los primeros minutos del partido se iban a caracterizar por la tranquilidad y el bajo ritmo en el juego, sin ocasiones de peligro para ninguno de los dos equipos. Esto cambió en el minuto 27, cuando Mateu Lahoz pitaba penalti a favor del Rayo por un toque de Boudebouz en la cara de Advíncula al alzar la pierna. Embarba era el encargado de tirarlo y a su vez de anotarlo, metiendo el miedo en la afición local.

El gol hizo que la intensidad tanto del Celta como del partido aumentara. Justo en la siguiente jugada, Maxi Gómez pedía otro penalti por un toque con Dimitrievski. Sin embargo, las imágenes mostraban que el penalti era inexistente. En esa jugada, iba a ser expulsado Fran Escribá por protestar la decisión arbitral.

En el minuto 35, el Celta aprovechaba la pasividad del mediocampo del Rayo en un pase de Dimitrievski para robar, quedándose cerca de marcar por medio de Lobotka. El propio Dimitrievski paraba el disparo desde dentro del área del centrocampista eslovaco.

Así se llegaba al descanso. El Celta necesitaba meter una marcha más y mejorar con el balón, que hasta el momento lo tenía más el Rayo. Lo único que tranquilizaba a los celestes era que el Girona estaba perdiendo en Mendizorroza.

En la segunda parte, el Celta poco a poco fue aumentando sus ocasiones y acercándose a la portería del Rayo. En el minuto 64, tendrían una oportunidad en una falta lateral. Dimitrievski, por el momento el mejor del partido, sacaba a córner un cabezazo de Okay. Seguía insistiendo el Celta, que con la entrada de Bouffal por Boudebouz, ganaba más profundidad en ataque.

Aun así, el Rayo iba a ampliar distancias por medio de Álvaro Medrán. El centrocampista cordobés enganchaba un gran disparo desde fuera del área para marcar, dejando tocado al Celta, que escuchaba pitos de su afición.

Pintaba mal el partido para el conjunto celeste a pesar de que tenía casi sentenciada la permanencia, pero no terminaría siendo así gracias a Iago Aspas. El delantero gallego salía en defensa de su equipo anotando un doblete para empatar el partido. Primero, en un penalti por mano de Catena, en el que tenía que intervenir el VAR. Segundo, en el descuento asistido por un centro lateral de Olaza. Doblete para ampliar a 22 los goles de Iago Aspas, ídolo de la afición vigués y Zarra de la temporada 2018/19.

Terminaba el partido y la temporada en el Estadio de Balaídos. El Celta jugará en Primera División el año que viene, el Girona desciende a la Liga123.

Con el empate ante el Rayo y la derrota del Girona en Mendizorroza, el conjunto vigués se asegura jugar la temporada que viene en LaLiga Santander

Foto: RC Celta


LaLiga Santander-Jornada 38

Celta2
Rayo2
Ficha técnica
Celta: Rubén Blanco; Mallo, Cabral, Araujo, Olaza; Brais (Jozabed, 74'), Yokuslu, Lobotka (Pione Sisto, 84'), Boudebouz (Boufal, 59'); Iago Aspas, Maxi Gómez.

Rayo VallecanoDimitrievski; Advíncula, Velázquez, Catena, Akieme; Uche (Mario Suárez, 56'), Medrán; Álvaro García (Bebé, 79'), Pozo, Embarba (Javi Guerra, ; De Tomás.

Goles: 0-1 M. 28 Embarba, de penalti. 0-2 Medrán. 1-2 M. 81 Aspas, de penalti. 2-2 M. 91 Iago Aspas.

ÁrbitroMateu Lahoz, Antonio Miguel (Comité valenciano). TA: Uche (4'), Álvaro (38') y Catena (78').

Incidencias: Estadio de Balaídos. 21.607 espectadores
Finalizó la temporada 2018/19 para Celta y Rayo. El conjunto de Vigo consigue mantenerse en Primera División en un año donde sufrieron más de lo esperado. Iago Aspas, con un doblete, puso el empate ante un Rayo que peleó hasta el final.

Celta y Rayo se daban cita en Balaídos para cerrar la temporada. El Celta necesitaba un punto para asegurarse continuar un año más en Primera División, después de su derrota contra el Athletic en San Mamés. Por su parte, el Rayo llegaba ya descendido, pero con el objetivo de despedirse con tres puntos más en su casillero, y así evitar ser el farolillo rojo ante una posible victoria del Huesca contra el Leganés.

En los onces, Fran Escribá hacía un cambio con respecto al anterior partido, volvía Cabral al centro de la defensa. En el Rayo, Paco Jémez sacaba un once con cuatro variaciones del último partido contra el Valladolid, tres de ellas en defensa. Velázquez, Advíncula, Akieme y Embarba entraban como titulares. Álex Moreno era baja por sanción.

Los primeros minutos del partido se iban a caracterizar por la tranquilidad y el bajo ritmo en el juego, sin ocasiones de peligro para ninguno de los dos equipos. Esto cambió en el minuto 27, cuando Mateu Lahoz pitaba penalti a favor del Rayo por un toque de Boudebouz en la cara de Advíncula al alzar la pierna. Embarba era el encargado de tirarlo y a su vez de anotarlo, metiendo el miedo en la afición local.

El gol hizo que la intensidad tanto del Celta como del partido aumentara. Justo en la siguiente jugada, Maxi Gómez pedía otro penalti por un toque con Dimitrievski. Sin embargo, las imágenes mostraban que el penalti era inexistente. En esa jugada, iba a ser expulsado Fran Escribá por protestar la decisión arbitral.

En el minuto 35, el Celta aprovechaba la pasividad del mediocampo del Rayo en un pase de Dimitrievski para robar, quedándose cerca de marcar por medio de Lobotka. El propio Dimitrievski paraba el disparo desde dentro del área del centrocampista eslovaco.

Así se llegaba al descanso. El Celta necesitaba meter una marcha más y mejorar con el balón, que hasta el momento lo tenía más el Rayo. Lo único que tranquilizaba a los celestes era que el Girona estaba perdiendo en Mendizorroza.

En la segunda parte, el Celta poco a poco fue aumentando sus ocasiones y acercándose a la portería del Rayo. En el minuto 64, tendrían una oportunidad en una falta lateral. Dimitrievski, por el momento el mejor del partido, sacaba a córner un cabezazo de Okay. Seguía insistiendo el Celta, que con la entrada de Bouffal por Boudebouz, ganaba más profundidad en ataque.

Aun así, el Rayo iba a ampliar distancias por medio de Álvaro Medrán. El centrocampista cordobés enganchaba un gran disparo desde fuera del área para marcar, dejando tocado al Celta, que escuchaba pitos de su afición.

Pintaba mal el partido para el conjunto celeste a pesar de que tenía casi sentenciada la permanencia, pero no terminaría siendo así gracias a Iago Aspas. El delantero gallego salía en defensa de su equipo anotando un doblete para empatar el partido. Primero, en un penalti por mano de Catena, en el que tenía que intervenir el VAR. Segundo, en el descuento asistido por un centro lateral de Olaza. Doblete para ampliar a 22 los goles de Iago Aspas, ídolo de la afición vigués y Zarra de la temporada 2018/19.

Terminaba el partido y la temporada en el Estadio de Balaídos. El Celta jugará en Primera División el año que viene, el Girona desciende a la Liga123.

MÁS EN Celta