Conecta con nosotros

Barcelona

Celta 2-0 FC Barcelona: El Celta desata Balaídos y huele la permanencia

Iago Aspas y Maxi Gómez dan la victoria a los celtiñas frente a un Barcelona sin pólvora

Foto: RC Celta


LaLiga Santander-Jornada 36

Celta2
Barcelona0
Ficha técnica
RC Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Araujo, Cabral, Lucas Olaza; Boudebouz (Jozabed, min.85), Okay, Lobotka, Boufal (Brais Méndez, min.71); Iago Aspas y Maxi Gómez (Fran Beltrán, min.91).

FC Barcelona: Cillessen; Wagué, Todibo (Murillo, min.69), Umtiti, Vermaelen; Puig, Arthur (Arturo Vidal, min.62), Aleñá, Dembélé (Collado, min.6), Malcom y Boateng.

Goles1-0, min.67, Maxi Gómez. 2-0, min.88, Iago Aspas.

Árbitro: Sánchez Martínez (C. Murciano). Amonestó a Boufal (min.31) por parte del Celta. Y a Vermaelen (min.14), Umtiti (min.29), Todibo (min.55), Boateng (min.72) y Vidal (min.79) en el Barcelona.

Incidencias: Balaídos.
El Celta de Vigo suma los tres puntos y se aleja cada vez más de la repudiada zona de descenso. Maxi Gómez en primera instancia y el hijo pródigo del equipo, Iago Aspas, dan alas al conjunto gallego en su lucha por la permanencia. El Barcelona, que salió sin presión alguna y con un once muy parecido al del Huesca, se mantuvo sólido defensivamente gracias a Todibo, que sigue dando muestras de la gran proyección que atesora, y a Wagué, una auténtica flecha en la banda derecha y el mayor generador de ocasiones del cuadro azulgrana. Ambos fueron la nota más positiva del equipo de Valverde.

El partido empezó bronco. Sin tiempo a que los aficionados se sentases en sus sillones, Dembélé ya protagonizó la primera sorpresa de la noche. A los cuatro minutos de juego, el francés notó molestias en su bíceps femoral y tuvo que abandonar el verde. En su lugar entraba Álex Collado, que junto a Riqui Puig y Moussa Wagué conformaban las tres unidades del Barça B en el once. Lejos de parecer una ventaja para el cuadro de Fran Escribá, el primer tiempo estuvo de lo más igualado. Ambos equipos se repartían ocasiones entre sí, aunque el Celta fue más incisivo ofensivamente. Se notaba que el fantasma del descenso les pisaba los talones y necesitaban la victoria como agua de mayo.

En el segundo tiempo hubo más actividad. En el 55' los tres centrales barcelonistas ya estaban amonestados, prueba fehaciente de la intensidad de la línea de ataque del Celta. La jugada polémica de la noche llegó de la mano de Araujo, que aprovechó el rechace de Cillessen posterior a un córner para enviar el balón a las mallas. Tras la euforia inicial, el colegiado pidió la revisión del VAR e invalidó el gol. El partido volvía a las tablas, para la desgracia de los gallegos. Pero tras un gran centro de Boudebouz, Maxi Gómez supo colarse entre Umtiti y Arturo Vidal para rematar al vuelo y batir a Cillessen, que poco pudo hacer ante un disparo tan ajustado al palo. Balaídos enloquecía, cada vez se veían más en Primera.

Pese al gol, la mala suerte del Barcelona no terminaba ahí. Todibo tuvo que salir del campo por unas molestias en los isquiotibiales. El conjunto azulgrana se quedaba sin una de las piezas fundamentales que tenían en defensa. Escribá aprovechó la superioridad en el marcador para sacar a Boudebouz del campo en favor de Jozabed para sumar piernas frescas al juego de un Celta en alza. Prácticamente en la siguiente jugada, una mano de Wagué recibía la supervisión del VAR y el árbitro concedía penalti para el Celta. El líder del equipo, el hombre que sacó al equipo del descenso, Iago Aspas, plantaba el balón en el centro del área y materializaba. El marcador no se movería más.

Con el pitido final llegaría la alegría celtiña. Los gallegos sabían de la importancia del partido y están a 5 puntos del descenso. El Barcelona, ya campeón, cumpliría su objetivo de dar descanso a sus piezas clave para llegar con toda la maquinaria a Anfield. 

MÁS EN Barcelona