Conecta con nosotros

Deportes

Abidal: “El Barça pone en duda mi capacidad de seguir jugando”

Hace una semana exacta, Abidal se despidió del Barcelona entre aplausos y lágrimas, entre títulos y todos sus compañeros. Luego jugó unos minutos frente al Málaga, en el último partido de la Liga, ya conquistada, y el Camp Nou le abrazó como siempre hizo, al menos desde el segundo curso cuando su rendimiento se tornó en sensacional. “Quiero dar las gracias a los compañeros extraordinarios que he tenido, a los entrenadores y al cuerpo médico, que me ayudaron mucho en los momentos difíciles”, acertó a explicar entonces, emocionado. Pero el discurso, digerida la noticia, que no la decisión, cambió este viernes en Radio Monte Carlo, en el famoso programa radiofónico que dirige con show y noticias del fútbol francés el entrenador –y su amigo personal porque ya desveló hace dos meses de forma oficial que Abidal regresaría ante el Mallorca- Luis Fernández, que estuvo en el Athletic, Betis, Espanyol y PSG entre otros. “Forzosamente, se pone en duda mi capacidad para seguir jugando al fútbol”, lamentó el futbolista.

Abi, como le conocía cariñosamente el vestuario, fue comedido en su despedida en Barcelona, aunque no se privó de la coletilla irónica, de un reclamo no satisfecho. “Me hubiera gustado seguir en el Barça, pero el club lo ve diferente y es una decisión que tengo que respetar. Me voy, pero volveré porque tengo una propuesta –ser director de las escuelas de fútbol- del club”, concedió. Pero frente al micrófono francés, el lateral izquierdo (también central en su día con la selección y esporádicamente en el Barça) se desinhibió: “Ellos [por el Barça, porque la decisión final se la comunicó el presidente Rosell y no el cuerpo técnico] no me dieron ninguna razón. Me dijeron que fue una decisión profesional”, advirtió, al tiempo que se explayó: “No lo entiendo. He luchado por ellos. Estoy en plena forma y hasta el médico se sorprendió por mi evolución. Me siento mejor que hace dos años”. Tampoco dieron explicación alguna en su despedida Rosell ni Andoni Zubizarreta, director deportivo, sino que apuntaron: “Hoy no toca hacer una evaluación futbolística y no estamos para hablar de fútbol. Hoy estamos para hablar de la vida”.

El jugador, que en la última temporada ha participado en cinco encuentros –dos como titular-, persistió en su razonamiento: “Yo soy la primera persona para juzgar mi estado de forma. Y, primero de todo, no voy a poner mi vida en juego. Es por eso que estoy un poco molesto con la decisión del club”, abundó. Pero, siempre positivo –“Durante su enfermedad (cáncer de hígado), era Abi el que nos tenía que animar”, cuentan del vestuario-, relativizó un tanto la no prolongación de su contrato como azulgrana: “Sea como sea, esto es fútbol”. Y él seguirá jugándolo, aunque sin la camiseta del Barça.

Periodista deportivo

MÁS EN Deportes